La violencia nunca cesa en esta zona. 

Trece civiles de una misma familia murieron el miércoles en un ataque de las fuerzas estadounidenses contra los talibanes en el este de Afganistán, dijeron el jueves responsables locales. Las fuerzas estadounidenses indicaron en un comunicado estar al corriente de “un incidente en el distrito de Puli Alam, en la provincia de Logar, con víctimas civiles potenciales” y abrieron una investigación. 


Según Saleem Saleh, portavoz del gobernador de la provincia de Logar, las fuerzas de Estados Unidos llevaban a cabo una operación conjunta con fuerzas afganas en el pueblo de Dasht-e-Bari el miércoles por la mañana cuando fueron atacados por insurgentes talibanes. "Las fuerzas extranjeras respondieron y forzaron a los talibanes a esconderse en viviendas civiles cercanas. Luego pidieron refuerzos aéreos que bombardearon las casas, dejando víctimas civiles”, explicó a la AFP. 


Según el portavoz murieron trece civiles y otras 15 personas resultaron heridas. “Todos eran miembros de una misma familia, incluyendo mujeres y niños”, indicó. Además en la operación fallecieron más de doce talibanes, según la misma fuente. Por otra parte Shahpoor Ahmadzai, un portavoz de la policía provincial, confirmó los hechos y el balance de 13 muertos y 15 heridos. 


En el primer trimestre de 2017 han muerto 1.662 personas y más de 3.500 resultaron heridas en Afganistán, según cifras de la ONU, el balance más alto desde que en 2009 empezaron a contabilizarse las muertes civiles.