Según relata el diario El Comercio de Perú mientras velaban, algunos de los presentes observaron que el joven de 24 años aún respiraba, por lo que llamaron a un médico para confirmar lo que ocurría.

La familia sostiene que el joven habría estado sedado debido a los medicamentos que le fueron recetados para combatir convulsiones por la práctica dental.

"Le pusieron diazepam en ampollas", dijo una.