El temporal de nieve, lluvia y viento que azotó a España ya provocó la muerte de, al menos, tres personas. Las víctimas son una rumana que vivía en la calle en Gandía ( Valencia) y sufrió hipotermia, y un hombre que fue atropellado cuando ponía cadenas en los neumáticos de su auto, en Asturias.

El tercer fallecido es otro hombre al que le cayó en la cabeza una teja que había volado por el viento, en la provincia de Ávila. En tanto, en el Mediterráneo hay olas que superaron los ocho metros y fueron cerrados varios aeropuertos.

El poder ejecutivo español ya comenzó tareas de ayuda para las ciudades más afectadas. Personal de Bomberos y Defensa Civil de España se encuentran trabajando en las calles para dar contención a los indigentes y descomprimir rutas anegadas.