El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió este sábado en atribuir las protestas de los chalecos amarillos en Francia a la supuesta impopularidad del Acuerdo de París contra el cambio climático.

"El Acuerdo de París no está funcionando demasiado bien para París. Hay protestas y disturbios en toda Francia. La gente no quiere pagar sumas enormes de dinero, en muchos casos a países del tercer mundo (que están dirigidos de forma cuestionable), para quizá proteger el medioambiente", escribió en la mañana de este jornada en su cuenta de la red social Twitter.

"(Los manifestantes) Corean '¡Queremos a Trump!' Me encanta Francia", añadió. Más tarde, luego de que París informara que una treintena de personas habían resultado heridas y que había más de 600 detenidos, Trump escribió que era un "día y una noche muy triste en París"

"¿Tal vez es hora de acabar con el ridículo y extremadamente caro Acuerdo de París y devolver el dinero a la gente en forma de impuestos más bajos?", se preguntó el mandatario.

Estados Unidos se ha adelantado a los acontecimientos al hacer eso, y es la única potencia donde las emisiones bajaron el año pasado!", agregó.

El pasado martes, Trump también presumió de que las violentas protestas de los chalecos amarillos suponían un espaldarazo a su decisión de retirarse del Acuerdo de París, debido a que obligaron al gobierno francés a suspender durante seis meses la subida de un impuesto al combustible.

Los Chalecos Amarillos comenzaron su reivindicación contra el aumento de los impuestos sobre el carburante y la han ampliado después contra la pérdida de poder adquisitivo.

El grupo, sin líderes ni ideologías claras, está formada en buena parte por las clases medias de las provincias francesas eternamente enfrentadas con las élites de Francia.

El ex jefe de campaña de Trump, Steve Banon comparó al movimiento con los votantes de sus ex jefe y con los partidarios del Brexit en el Reino Unido. 

Describió a los manifestantes como gente "deplorable de Francia, exactamente el mismo tipo de personas que eligieron a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016, el mismo tipo de gente que votó por el Brexit, que quieren tomar el control de sus países", sostuvo, citado por la agencia de noticias alemana DPA.

Bannon hizo esos comentarios durante un evento organizado por el Parlamento regional flamenco de Bélgica para manifestar su oposición al pacto de migración de las Naciones Unidas, ante de su prevista firma en Marrakech la próxima semana. 

Marine Le Pen, líder de la Alianza Nacional de extrema derecha de Francia, que también participó, criticó también el pacto al considerar "indecente" concebir más migración en un momento en que los franceses "se están levantando para defender su poder adquisitivo y su dignidad".