El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó "hijo de puta" al militar iraní Qassem Soleimani, asesinado tras un ataque de Washington sobre el Aeropuerto Internacional de Bagdad a principios de mes, y lo responsabilizó por el elevado porcentaje de personas "que no tienen piernas ni brazos".

El jefe de la Casa Blanca se expresó en estos duros términos durante un acto del Partido Republicano en Milwaukee, en el estado de Wisconsin, donde exclamó que "debido a este hijo de puta, grandes porcentajes de personas no tienen piernas ni brazos", consignó la agencia de noticias Europa Press.

"Debería haber sido asesinado hace 20 años", sentenció Trump esta semana, cuando tuvo que defender el ataque militar contra el poderoso general, que en su opinión representaba una "inminente" amenaza contra la seguridad de las tropas y ciudadanos estadounidenses en la región.

Washington atribuyó a Soleimani la autoría intelectual del asesinato de cientos de soldados estadounidenses desplegados en Irak, no obstante lo cual la Administración de Trump cayó en varias contradicciones durante los últimos días, tal como demostró el secretario de Defensa, Mark Esper, al asegurar que "nunca" detectó evidencias de un posible ataque de Irán contra objetivos norteamericanos.

No es la primera vez que en las últimas horas Trump se refiere a Soleimani en términos nada afables.
El gobernante defendió la "coherencia" del ataque al sostener que el militar era "el terrorista número uno del mundo según todas las fuentes".

"Una mala persona. Ha matado a muchos americanos. Ha matado a mucha gente", insistió Trump durante un acto con la prensa en la Casa Blanca.

Ver más productos

Santo Tomás de Aquino, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a santo Tomas de Aquino

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos