El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió una condena a muerte para Sayfullo Saipov, el presunto islamista simpatizante del grupo Estado Islámico (EI) que esta semana mató a ocho personas, entre ellos cinco argentinos, en un atropello múltiple en Nueva York.

‘El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió colgar la bandera del EI en su habitación del hospital. Mató a 8 personas, dejó gravemente heridas a 12. ¡Debería recibir la pena de muerte!”, dijo anoche Trump en un mensaje en Twitter. 


Saipov resultó herido de un disparo de la policía después de arrollar a una multitud con un vehículo y ahora está detenido bajo vigilancia en un hospital de Nueva York.

Al ser interrogado por primera vez en el hospital, pidió que se colocara en su habitación una bandera de ese grupo islamista, y no mostró ningún remordimiento por el ataque que presuntamente realizó, según la querella por "terrorismo" presentada el miércoles por fiscales del estado de Nueva York, informó la agencia de noticias EFE.

Aunque el estado no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máxima pena, Saipov sí podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo. De hecho, uno de los islamistas radicales que atentaron en 2013 en la maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, fue condenado a muerte a través del sistema federal de Justicia, ya que el estado de Massachusetts tampoco contempla ese castigo.

Más tarde, el presidente de los Estados Unidos escribió: "Me encantaría enviar al terrorista de Nueva Yoprk a Guantanamo pero estadísticamente ese proceso tomaría mucho más tiempo que ir a través del sistema Federal... Hay algo más apropiado respecto a que se quede en el lugar donde cometió el horrible delito. Debemos movernos rápido: ¡PENA DE MUERTE!"