El ministro turco de Finanzas, Berat Albayrak, descartó ante inversores internacionales que su país vaya a pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional ( FMI) para superar la crisis monetaria que atraviesa. 

Albayrak, que también es el yerno del presidente Recep Tayyip Erdogan, dio un discurso por la tarde ante miles de inversores originarios de Estados Unidos, Europa y Asia, durante una teleconferencia considerada como una prueba de credibilidad. 

"Saldremos aún más fuertes de estas turbulencias", declaró el ministro, según la televisión estatal TRT. 
Añadió que su país no tenía previsto recurrir al FMI y que su gobierno trabajaría para atraer inversiones extranjeras directas. 

La lira turca, que se hundió la semana pasada en un contexto de crisis diplomática con Estados Unidos, mejoró a raíz de sus declaraciones, repuntando este jueves por tercer día consecutivo. 

La moneda parece haberse estabilizado desde el martes a consecuencia de las medidas tomadas por el banco central y de nuevas barreras erigidas por el regulador turco de los bancos para limitar la especulación con la divisa turca. 

Esta, que perdió el 40% de su valor este año, sufrió la semana pasada una debacle que causó preocupación en las bolsas mundiales por temor a un efecto contagio.