Un pibe, de 19 años, terminó siendo condenado por el violento crimen que cometió contra su propia madre. Ambos estaban dentro del departamento, cuando el joven atacó salvajemente a la víctima y le encestó más de 80 facazos para quitarle la vida.

Tras fugarse y entregarse al otro día, el agresor atravesó un largo juicio y en el cual se conoció un presunto e insólito motivo del ataque.

Se trata de un asesinato intra familiar que ocurrió en Reino Unido y conmocionó a todo el mundo por los aberrantes detalles del accionar del muchacho.

Aaron Matthew es el sujeto que acuchilló brutalmente a su madre Ingrid, de 54 años, en la vivienda que compartían en Highfields, Leicester.

 

Luego, el 11 de septiembre del año pasado, el cuerpo de la víctima fue descubierto por Andrew Marshall, la ex pareja y padre del agresor, dentro de la habitación del pibe. Según se conoció, utilizó para el delito un cuchillo de caza que había comprado sin que su familia supiera para matar a Ingrid.

En tanto, el joven cometió el ataque, se cambió de ropa y huyó de la escena del crimen para huir a Peterborough, donde finalmente se entregó a la Policía al día siguiente.

Las pericias sobre la mujer determinaron que le dio 83 cuchillazos durante el “ataque frenético. Además, le astilló el cráneo y fracturó tres costillas, pero la mamá habría fallecido desangrada.

 Aaron Matthew, el adolescente condenado en Reino Unido por matar a la madre.
Aaron Matthew, el adolescente condenado en Reino Unido por matar a la madre.

Detalles del juicio y la salud mental de Matthew

Por otra parte, durante el juicio por el crimen, el atacante fue calificado de "peligroso" y representar un "riesgo grave para la comunidad". Así lo señaló LeicestershireLive, donde sumaron que a pesar de decir que no recordaba nada sobre el asesinato, los fiscales dijeron que creían que Matthew todavía entendía en gran medida sus actos.

Esto cobró otro sentido porque en abril, el adolescente se declaró culpable de matar y cambió su declaración de asesinato, de la que había sido acusado, a homicidio involuntario.

Sin embargo, unas horas antes, el criminal había estado jugando en su teléfono y el padre sostuvo que todo había sido "tranquilo" y "normal"

El hombre también remarcó que Ingrid y Matthew, madre e hijo, habían tenido siempre una “buena relación” y que nunca el joven los había amenazado con lastimarlos.

Ingrid, la víctima del brutal ataque que sucedió en Reino Unido.
Ingrid, la víctima del brutal ataque que sucedió en Reino Unido.

La fiscal Kate Goddard apuntó durante la audiencia que el pibe “no pidió ayuda para su madre después de apuñalar a Ingrid y no pudo ser contactado hasta un día después del crimen”.

Por el contrario, Narita Bahra, la abogada del joven, aseguró que desde entonces había mostrado remordimiento por sus acciones, pero que su diagnóstico de TEA significaba que su vida era difícil. “En cartas anteriores, acepta que ha hecho mal y sabe que no puede traer de vuelta a su madre”, detalló.

Aaron tiene dificultad para comprender los sentimientos de los demás. Ahora tiene 19 años y ha descubierto que tiene un trastorno de salud mental, uno que conocía antes del delito. Hay mucho trabajo por hacer para ayudar a este joven”, completó la letrada defensora.

 

La jueza Adrienne Lucking sentenció que Aaron representaba un riesgo para los vecinos después de que se reveló que tenía arrebatos de ira. “Estoy convencida de que existe un grave riesgo para la comunidad de más delitos y de que las personas sufran daños graves”, describió.

Por todo esto, la magistrada le impuso cadena perpetua al pibe y le dictó dos órdenes de restricción que le impiden contactar a su abuela y otro pariente por el resto de sus vidas.

Ver comentarios