Mary McCarthy, empleada de un hospital en Nueva Zelanda, se había acostumbrado a sentir dolores en el lado derecho de la nariz. Nunca pudo dar con el origen de las molestias que incluso le impedían respirar con normalidad. Hasta que un hisopado para detectar Covid-19 reveló un curioso hallazgo.

McCarthy, de 45 años, pasó una gran parte de su vida con dolores constantes en un lado de su nariz. Pero a lo largo de los años, la mujer aprendió a convivir con la incomodidad y aceptó el hecho de que no podía respirar con normalidad.

En octubre del 2020 McCarthy se hizo una prueba para detectar el virus SARS-CoV-2 que le causó más dolor del habitual. El sufrimiento duró semanas, mientras que la mujer realizaba consultas en diferentes hospitales en búsqueda de una respuesta.

"Mi nariz goteaba constantemente y tenía mucho dolor", contó Mary, pero los médicos lo atribuían a una condición crónica en los senos nasales. Ante la molestia persistente y la poca ayuda que recibía de los doctores, la mujer decidió hacer una cita con un otorrinolaringólogo en un hospital privado, aunque el dolor le impidió aguantar hasta esa fecha.

El miércoles pasado, Mary salió del trabajo y fue hasta la sala de emergencias del Hospital Christchurch. "Afortunadamente, la enfermera y el médico creyeron que era más que dolor en los senos paranasales", señaló la mujer.

Una tomografía computarizada comprobó las sospechas del personal de salud, Mary tenía un objeto atascado en la parte superior de su conducto nasal derecho. Los doctores le preguntaron si alguna vez se le había atorado algo dentro de la nariz y ella recordó una experiencia de niña que podría haber desencadenado el problema.

Mary tenía una ficha atascada en la parte superior de su conducto nasal derecho.(Foto: Stuff)

Cuando tenía ocho años, MacCarthy solía jugar jugar Tiddlywinks con sus hermanos. Se trata de un juego conocido en español como “pulga saltarina”, que consiste en intentar meter pequeñas piezas de plástico a un vaso al presionarlas con otra pieza que las impulsa a volar. Sin embargo, ella y sus hermanos alteraron las reglas y decidieron soplar las fichas.

En una de las sesiones de juego, Mary, inhaló la pieza de manera que se metió en la nariz y se quedó atascada en su organismo. El tiempo pasó y la neozelandesa olvidó lo ocurrido.

Casi cuatro décadas más tarde, McCarthy pudo volver a respirar normalmente gracias a una operación en la que empujaron el objeto por su nariz y lo extrajeron por su boca. Resulta que aquella prueba de coronavirus había provocado que el objeto se desprenda y se desencadenó una infección.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos