Un hombre llegó a su casa en Brasil, y tras caminar varios pasos para ingresar al edificio escuchó el grito de varias personas que advertían que en un noveno piso, había un pequeño perro blanco a punto de caer.

Ante el asombró y la desesperación, el valiente sujeto se quedó firme esperando la caída del can, quien de milagro no impactó de lleno contra el piso, lo que podría haberle quitado la vida.

Las imágenes son reveladoras. En ellas se puede ver como el héroe de esta historia mira para arriba y se acomodo para prepararse y "atajar" el simpático perrito.