Los acompañantes internacionales que participaron como veedores en las elecciones presidenciales venezolanas del domingo avalaron y pidieron reconocimiento a la reelección de Nicolás Maduro, intentando apagar las voces de los opositores y una veintena de países que desconocen la legitimidad de las mismas, entre ellos Estados Unidos y el Grupo de Lima.

El ex jefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el de mayor notoriedad entre los acompañantes, calificó de pacífica la jornada electoral, aunque admitió como válido que los candidatos derrotados puedan impugnar los resultados.

Poco después de que se conociera el dictamen electoral que dio a Maduro la reelección con un 67% de los votos (6.190.612 sufragios), los candidatos opositores Henri Falcón, que obtuvo 1.917.036, y Javier Bertucci, (988.761 votos), desconocieron los resultados y pidieron repetir el proceso.

Sin embargo, Bertucci se desdijo poco después y decidió reconocer la victoria de Maduro pese a haber afirmado que tenía más de un millar de denuncias documentadas, y esta vez achacó la derrota a la abstención, que fue del 53,98 % según el gobierno chavista. Además, aceptó participar en el diálogo que convocó Maduro.

Falcón, que asumió el costo de separarse de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para participar en esta elección, se mantuvo en silencio pese a que había anunciado que su equipo anunciaría las acciones para impugnar el resultado.

El dictamen del proceso también tuvo el respaldo del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) cuyo presidente, el ecuatoriano Nicanor Moscoso, dijo que “estas elecciones deben ser reconocidas por todos porque son resultado de la voluntad del pueblo venezolano”.

Por su parte, el partido opositor Voluntad Popular convocó para el sábado 26 “a todo el pueblo de Venezuela a ejercer nuestro derecho a la manifestación pacífica”, indicó Juan Guaidó, vocero de la formación del opositor preso Leopoldo López.

Visita al Papa

El papa Francisco recibió este martes en el Vaticano al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los acompañantes internacionales que oficiaron de veedores en las elecciones del pasado domingo en Venezuela.

Horas después de la votación, Rodríguez Zapatero consideró que el resultado de las elecciones en Venezuela “abunda aún más” en la necesidad de “un proceso a fondo, urgente, de diálogo político” en el país para superar las diferencias entre gobierno y oposición.

El domingo, mientras se celebraban los comicios, Francisco había renovado sus pedidos de “paz” para Venezuela. "Deseo dedicar nuevamente un particular recuerdo a la amada Venezuela, aseveró el sumo pontífice. La Santa Sede informó del encuentro en una escueta nota.

Fuente: Télam