El perro del milagro fue hallado el pasado lunes por trabajadores de una plataforma dedicada a la extracción de petróleo ubicada a 220 kilómetros de la costa del Golfo de Tailandia.

Así se encontraba el can en el momento de su rescate.

Uno de los operarios divisó la cabeza del animal a más de 100 metros y alertó a sus compañeros para ayudarlo a subir.

Con una soga improvisada pudieron subir al can, que se encontraba en malas condiciones físicas y con signos de hipotermia, producto de las bajas temperaturas.

Boonrod, como fue bautizado por sus improvisados rescatistas, puede traducirse como "superviviente". 

"Hoy [15 de abri], un barco que transportaba al perro llegó a la costa alrededor de las 10 a.m. Su condición general ha mejorado. Se está haciendo más fuerte y puede sonreír", escribió Vitisak Payalaw, uno de los trabajadores. 

 

Un barco que transporta víveres y agua a la instalación de crudo trasladó al perro a la provincia de Songkhla, en el sur de Tailandia.