Familiares de los fallecidos, asociaciones de víctimas del terrorismo y cuerpos policiales depositaron este jueves coronas de flores en el inicio de la Rambla de Barcelona en homenaje a las víctimas del atentado ocurrido hace un año. 

"Queríamos venir a recordar a mi padre y a todas las víctimas de este terrible suceso", dijo la canadiense Fiona Wilson, hija de uno de los fallecidos en el atropello masivo ocurrido en ese emblemático paseo la tarde del 17 de agosto de 2017. 

"Pero también estamos aquí para enviar un mensaje muy claro: no tenemos miedo. Los terroristas querían enviar un mensaje de odio y destrucción y fracasaron", añadió. 

Al volante de una furgoneta blanca, el joven marroquí Younes Abouyaaqoub mató a 14 personas en ese paseo e hirió a más de un centenar. 

En su huida, mató a otro joven mientras cinco de sus compañeros causaron otra muerte más en la villa costera de Cambrils, 120 km al suroeste de Barcelona. 

Un año después de la tragedia, el dolor todavía está presente entre las familias de las víctimas, los supervivientes y testigos de lo ocurrido. 

"Todavía es muy reciente el atentado y todavía las víctimas está muy doloridas (...) Lo que cuesta más de curar es el aspecto psicológico", dijo José Vargas, presidente de la asociación catalana de víctimas del terrorismo que organizó el acto. 

Este viernes se celebrará el acto de homenaje oficial en el que participarán los reyes de España, Felipe y Letizia, así como el jefe del gobierno Pedro Sánchez y el resto de autoridades regionales y locales.