La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) recuperó el acceso a dos campamentos de refugiados eritreos en la región etíope de Tigray que permanecían aislados debido a la violencia en la región, declaró el portavoz del organismo, Boris Cheshirkov.

El funcionario indicó que el conflicto entre el Ejército etíope y el Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT) habían obstaculizado el acceso del personal humanitario a los dos campamentos desde el 13 de julio​​​.

"La Agencia de la ONU para los Refugiados, y sus socios han recuperado el acceso a los campos de Mai Aini y Adi Harush que acogen a refugiados eritreos en la región etíope de Tigray", dijo en una conferencia en Ginebra.

Según Cheshirkov, el 5 de agosto, la Acnur logró restablecer el suministro de asistencia humanitaria para 23.000 habitantes de ambas instalaciones, pero el acceso todavía se ve limitado dada una situación insegura y condiciones precarias de sus residentes.

Al mismo tiempo, indicó el portavoz, la Acnur está preocupada por los recientes desplazamientos internos en las regiones etíopes de Amhara y Afar, así como por una creciente afluencia de personas que huyen de los combates al vecino Sudán.

La nota subraya que la Acnur urge a la comunidad internacional a que le desembolse 164,5 millones de dólares para atender a 96.000 refugiados eritreos, 650.000 personas desplazadas internamente en Tigray y hasta 120.000 etíopes en el este del Sudán.

El conflicto armado entre los rebeldes del FLPT y el Gobierno de Etiopía comenzó en noviembre pasado, después de que las autoridades etíopes lanzaran una operación militar en el norte del país tras acusar a FLPT de haber atacado dos bases del ejército federal. El FLPT negó el ataque y acusó a Adís Abeba de inventar un pretexto para la intervención militar.

El 28 de junio de este año, el Gobierno de Etiopía declaró un alto el fuego unilateral en la provincia de Tigray, devastada por varios meses de conflicto. La noticia llegó tras la reconquista de Mekele por las fuerzas rebeldes que obligaron a las fuerzas gubernamentales a retirarse.

Luego los rebeldes afirmaron haber lanzado una nueva ofensiva y tomado el control sobre buena parte del sur de Tigray.

Fuente: Sputnik