El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, instó este martes a sus compatriotas a alistarse en las filas de las Fuerzas Armadas para combatir contra los rebeldes del Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT), que durante su última ofensiva ocuparon territorios en las regiones de Afar y Amhara.

"Ahora es el momento adecuado para que todos los etíopes listos para el combate que alcanzaron la (mayoría de) edad se unan a las Fuerzas de Defensa, a las Fuerzas Especiales, a las milicias, y demuestren su patriotismo", citó la oficina del primer ministro al jefe del Gobierno​​​.

Se precisa que los militares "tienen la orden de detener la destrucción que cometen los traidores y terroristas de la organización FLPT".

Anteriormente los medios de comunicación informaron que los miembros de los grupos armados tomaron la ciudad de Lalibela, situada en la región de Amhara, en el norte de Etiopía, que forma parte de la lista del patrimonio mundial de la humanidad Unesco.

El conflicto armado entre los rebeldes del FLPT y el Gobierno de Etiopía comenzó en noviembre pasado, después de que las autoridades etíopes lanzaran una operación militar en la región tras acusar al frente de haber atacado dos bases del ejército federal. El FLPT negó el ataque y acusó a Adís Abeba de inventar un pretexto para la intervención militar.

Las autoridades centrales decretaron el estado de emergencia en Tigray por un plazo de seis meses, y establecieron un gobierno interino, con un jefe nombrado desde Adís Abeba. El nuevo ejecutivo sustituyó al gobierno regional, salido de las elecciones de septiembre pasado que, según Etiopía, fueron ilegítimas, porque los comicios en el resto del país se aplazaron debido a la pandemia del coronavirus.

El primer ministro etíope anunció a finales de noviembre pasado el fin de la operación militar en Tigray, no obstante luego se informó de nuevas hostilidades.

El 28 de junio de este año, el Gobierno de Etiopía declaró un alto el fuego unilateral en la provincia de Tigray, devastada por varios meses de conflicto. La noticia llegó tras la reconquista de Mekele por las fuerzas rebeldes, que obligaron a las fuerzas gubernamentales a retirarse.

Fuente: Sputnik