El brasileño Lázaro Barbosa, prófugo desde hace 20 días y sospechoso de cometer un brutal asesinato, murió baleado poco después de ser detenido por la policía la mañana de este lunes en el estado de Goiás (centro-oeste), según informó la prensa local.

El gobernador del estado de Goiás, Ronaldo Caiado, confirmó en declaraciones a la cadena Globonews que el asesino fue baleado por la policía en el momento de la detención, y aunque fue trasladado a un hospital en una ambulancia, no resistió​​​.

Imágenes de televisión mostraron a varios agentes cargando con el cuerpo de Barbosa, mientras otros celebraban su captura.

Fuente: Sputnik