El hospital de urgencias de la ciudad rusa de Vladikavkaz, donde la rotura de un tubo de oxígeno provocó la muerte de nueve pacientes la víspera, ya tiene asegurado el abasto, según las autoridades sanitarias.

"Se ha garantizado el continuo suministro de oxígeno a todos los pacientes", afirmó esta mañana el Ministerio de Salud de la república de Osetia del Norte​​​.

En la noche del lunes al martes, según el ente, llegaron 15 toneladas de oxígeno desde Kabardia-Balkaria, Stávropol y Krasnodar.

Un total de 71 pacientes, 13 de ellos conectados a ventiladores, estaban en la unidad de cuidados intensivos cuando se produjo la fuga de oxígeno de un tubo colocado en un depósito subterráneo.

La avería interrumpió el flujo de oxígeno, lo que causó la muerte de nueve pacientes: ocho mujeres y un hombre, de entre 47 y 85 años, todos muy graves.

El departamento regional del Comité de Investigación de Rusia abrió una causa penal por homicidio negligente como resultado del presunto incumplimiento de los requisitos de seguridad.

Fuente: Sputnik