El director de la corporación espacial rusa Roscosmos, Dmitri Rogozin, pidió a los ingenieros del centro de tecnologías espaciales Mstislav Keldysh estar listos para ayudar a la NASA y Boeing a resolver los problemas técnicos de la nave espacial Starliner que han llevado a posponer varias veces su segundo lanzamiento de prueba, aseguró una fuente conocedora de la situación.

"Rogozin pidió al Centro Keldysh estar preparados para prestar la ayuda necesaria a la NASA y Boeing", dijo la fuente a Sputnik​​​.

La compañía Boeing que desarrolla Starliner con la financiación del Gobierno estadounidense, aplazó el lanzamiento de la nave un día antes de la misión que debía tener lugar el 4 de agosto debido a los fallos de una válvula.

El aparato sin tripulantes a bordo debía despegar desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI) y volver a la Tierra de manera segura.

El primer lanzamiento del Starliner el pasado 20 de diciembre de 2019 fracasó por múltiples problemas. La nave no alcanzó la órbita establecida.

Boeing lleva posponiendo la segunda prueba desde el 25 de marzo por distintas razones.

El Centro Mstislav Keldysh, con sede en Moscú, es una institución líder en tecnologías aeroespaciales.

Fuente: Sputnik