Las vacaciones de verano son anheladas por todos los argentinos y este año tienen un significado aún más especial: para la mayoría de ellos será su primer viaje luego de la extendida cuarentena, y además los que puedan viajar tendrán que cuidarse más que nunca del covid19.

Pero en el mundo del escolaso no hay tales vacaciones: la rueda diaria de sorteos no se detiene por nada del mundo, por lo cual quienes estén en un lugar turístico tendrán que programar días y horarios para despuntar el vicio, y no cometer el pecado de olvidarse de jugar sus boletitas. Entonces, lo mejor será sacrificar algunos minutos de vagancia para ir a alguna agencia, y tener presente algunas recomendaciones relacionadas con el entorno hedonista que están disfrutando con los tradicionales Sueños y Profesiones.

Viajar es un placer

Por ejemplo, se empieza por viajar a los lugares elegidos, por lo cual corresponde el 52. Una vez establecidos, lo único que se piensa hacer es dormir (66) y descansar, así que hay que evaluar el 09 y, sobre todo, la cama, el archi conocido 04. El Sol (37) es un factor que despierta sensaciones encontradas. Por un lado, si está fuerte no gusta por ser dañino, pero si no está, se escuchan muchos improperios al respecto.

Las olas y el viento

Tal vez lo más buscado por los veraneantes es el mar (27), y también, sin querer o buscándolo, broncearse (65), algo que en su justa medida resulta “cool”. La arena (29) es, además de algo natural en las playas, es otro elemento que se destina para dormir. Por otra parte, en las costas hay dos personajes muy típicos e infaltables en las temporadas.

Uno es el guardavidas (58), digno representante de la seguridad, y el otro es el artesano (03), a los que vemos cargando sus productos de a cientos sin flaquear. Pero volviendo al tema que nos ocupa, el escolaso en vacaciones, “el” número por excelencia es el 69, los vicios como se lo conoce universalmente pero también como “el apostar”, según ciertas tablas centenarias elaboradas por matemáticos del Viejo Mundo en siglos pasados.

Woman, woman

Y, por más que se lo quiera soslayar al tema, el otro ambo que hay que tener muy en cuenta es el 21, la mujer, a las que se las observa con sus mínimos atuendos y alegran la vista con sus cabellos al viento y figuras bien bronceadas. A disfrutar entonces todo lo que permita este duro trance sanitario y, de ser posible, hacer alguna diferencia y salvar todos los gastos. ¡Vamos!

POR E.G.

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos