Por Eduardo Gallardo
numerosydestino@cronica.com.ar

Desde el próximo jueves las apuestas online quedarán habilitadas en Buenos Aires, como lo acordaron la Provincia y la Ciudad pasadas las elecciones legislativas. Se estima que el nuevo negocio movería, por lo menos, 100.000 millones de pesos (988 millones de dólares) entre los dos distritos.

La proyección es sustancialmente inferior comparado a los millones que mueven otros países, donde las apuestas digitales ya representan más del 20% del total de las que se realizan.


Teniendo en cuenta su potencial, este mercado incipiente podría llegar al doble en el futuro. Estas plataformas de juego electrónico ya funcionan en otras 12 provincias: Mendoza, Santa Fe, Corrientes, Chaco, Misiones, San Luis, Tucumán, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Santa Cruz.

Cada una lo regula a su manera, por lo que hay 24 entes diferentes. En los otros países de la región, se administra a nivel federal. El ingreso de Buenos Aires impulsará a esta industria pujante que surge, en buena medida, como un intento de reconversión del mundo del entretenimiento, debido a las nuevas tendencias de juegos de azar, con la posibilidad de apostar en real time.

Si bien no puede precisarse un número, se especula con que se crearán cientos de empleos directos e indirectos, por los desarrollos de infraestructura que se deberán hacer en las plataformas en línea, sumado a las acciones en marketing y publicidad, que demandarán la contratación de recursos locales.

Aunque en ambos casos se permitirán apuestas electrónicas para póker y casino, el fútbol es el principal atractivo.

Hace, por lo menos, dos décadas que se espera la llegada de las apuestas online al deporte más popular del país. Empresas vinculadas Varias empresas de renombre mundial posaron su interés en el mercado argentino y algunas ya iniciaron su desembarco. A ellas, se les suman jugadores de origen nacional.

En la Provincia, siete compañías obtuvieron las licencias por 15 años, mientras que en CABA no hay límite de participación. Cada operador incluye a un socio local y su contraparte extranjera. De las siete sociedades autorizadas para operar en el territorio bonaerense, cuatro ya firmaron los convenios.

Una de ellas es BetWarrior, marca argentina con actividades desde 2019 en 11 países de la región, perteneciente al Hipódromo de Palermo y el Casino de Buenos Aires. Antes de fin de año, lanzará una aplicación móvil para el público en la Argentina. Su socio nacional es Binaires y el extranjero es el grupo griego Intralot. También, participa la empresa danesa Shape, que tiene a cargo la lotería de Dinamarca.

La empresa local Boldt, que ya opera en Santa Fe, acordó con Estudiantes de La Plata y Vélez Sarsfield colocar el logo de su marca, Bplay, en sus camisetas por los próximos 12 meses. El socio extranjero es 888, antiguamente Casino-on-Net. Forma parte de 888 Holdings PLC, que cotiza en la Bolsa de Valores de Londres (Reino Unido) desde hace más de 20 años.

Según informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV), tras recibir la autorización para operar, Boldt comenzó a trabajar en “la preparación de todo lo necesario” para el lanzamiento de la plataforma. “La adjudicación de este permiso y el inicio de las actividades marca un hito importante en nuestra consolidación como líder del rubro”, expresaron en un comunicado. William Hill, “ArgentBingo”, también obtuvo la licencia.

Tiene como socio local a Bingo Moreno y a William Hill, de origen británico, en el plano internacional. La cuarta confirmada es Bet365, con Bingo Berazategui como socio local y Bet365 en el extranjero, una empresa de juegos de azar en línea del Reino Unido.

Las tres que aún no firmaron los acuerdos son Playtech, en asociación con el Casino de Tandil; Pokerstars, vinculada al Bingo de Chivilcoy, y Betsson; relacionada a Casino Victoria. En tanto, la española Codere recibió luz verde para operar en la Ciudad y llegó a un acuerdo con River Plate para aparecer en las mangas de su camiseta.

También se encuentra Super7, un grupo tucumano con socios de Ibiza (España). BetWarrior ya se sumó también a esta jurisdicción y Bplay tramita los permisos para seguir el mismo camino. En el proceso licitatorio debieron abonar 5,5 millones de pesos al momento de la presentación, y tendrán que desembolsar 65 millones de “nacionales” (640 mil “verdes”) en concepto de cargo fijo único, además de los cánones para funcionar (un 10%) e Ingresos Brutos (un 15%) -que deberán pagar una vez que empiecen a operar-, así como el resto de los tributos aplicables, como Impuesto a las Ganancias.

Hay antecedentes en América latina que dan cuenta del éxito de las apuestas virtuales. En Brasil, donde ya son legales, 17 de los 20 equipos de fútbol tienen como sponsor en su camiseta a casas de juego online, como Flamengo y Corinthians.

En ese sentido, las compañías involucradas y las autoridades gubernamentales remarcan que tienen la “responsabilidad compartida” de seguir trabajando en conjunto para potenciar el desarrollo del juego online, de manera tal que garantice la integridad del deporte en general y la protección de los apostadores, a través de una reglamentación que esté a la altura.

En efecto, este escenario incrementará las arcas del Estado de la Provincia y la Ciudad en un momento fundamental para ambas administraciones. Y también contribuirá a las nacionales, a través de la recaudación de Ingresos Brutos.