Por Eduardo Gallardo
numerosydestino@cronica.com.ar

Ganar la lotería o alguno de los juegos poceados varias veces, es sin dudas un “milagro” para cualquier individuo que vive modestamente de un salario. Sin embargo es algo que han conseguido varias personas. Estas son sus historias.

Stefan Mandel: 14 veces

Una de las personas que más saben sobre ganar la lotería es Stefan Mandel. Nacido en Rumania, no solo tuvo éxito en 14 ocasiones, sino que además lo logró a lo ancho del mundo: su país natal y Estados Unidos. Economista y matemático, estudió las combinaciones que le aportaban más opciones de ganar y las puso en práctica allá donde fue.

Una fórmula para calcular los cinco números con más posibilidades de salir premiados, la búsqueda de loterías con un margen de ganancias mayor y la contratación de inversores fueron algunos de sus secretos para hacerse rico. Con el paso del tiempo, este jugador ya retirado fue perfeccionando su sistema y adaptándolo a cada país. Entre sus principales logros, un premio de 27 millones de dólares en Virginia (EE. UU.), y un premio múltiple (primer lugar y varios segundos y terceros) en Australia.

Doctora Joan Ginther

 

Joan Ginther es otro caso especial. Posiblemente la mujer más afortunada del mundo en este aspecto, esta texana ganó 4 premios diferentes, que le aportaron más de 20 millones de dólares. En 1993 ganó 5,4 millones de dólares en la lotería de Texas; cobró 2 millones en 2006 en el sorteo ‘Holiday Millionaire’; dos años después percibió 3 millones (sorteo ‘Millions and Millions’), y en 2010 se llevó su mayor premio: 10 millones de dólares gracias a la raspadita ‘Extreme Payout’ de la lotería de Texas. Con un doctorado en Estadística, su historia fue investigada pero no se encontraron indicios de fraude.
 

Millonario en un mes

André (nombre ficticio) no ganó la lotería tantas veces como las personas antes mencionadas, pero su mérito radica en el breve tiempo en el que lo logró. Este brasileño residente en Italia consiguió ganar 2 veces la lotería en solo 20 días, aunque durante un buen tiempo no pudo disfrutarlo plenamente: el hecho de repetir en menos de un mes y las circunstancias que rodeaban el caso llevó a la Justicia a sospechar que se trataba de un fraude y de lavado de dinero, e incluso le bloqueó la cuenta bancaria.

Albañil de profesión, ganó un millón de euros con una raspadita comprada en Módena, y 2 millones de euros con otro billete de la misma lotería adquirido 20 días después cerca de Verona. Por esto las autoridades empezaron a sospechar por los siguientes acontecimientos, recogidos por BBC.: avisó en el banco de que pronto recibiría un tercer premio (de 5 millones de euros), pidió una transferencia de 800.000 euros a una cuenta brasileña y otra de 80.000 euros a un conocido en Italia como “acto de donación”.

Tras las sospechas, la Fiscalía concluyó que no había fraude, sino solo suerte, y todo quedó explicado: lo del tercer premio era una broma, la donació

Ver comentarios