Por Eduardo Gallardo
numerosydestino@cronica.com.ar

Es importante entender la diferencia entre el juego responsable y la ludopatía. Por caso, a algunos famosos adinerados, efectivamente, les gusta el juego, y en oportunidades lo hacen por estar patrocinados. Escolasear y encima que le paguen.

¿Quién pudiera, no? En el caso de los deportistas, prevalecen los futbolistas como ejemplos y activos jugadores que tienen entre sus pasatiempos el asistir a diversos casinos del mundo, donde son tratados como verdaderas estrellas y siempre tienen su lugar reservado.

David Beckham, Gianluigi Buffon, Gerard Piqué, Michael Owen, Wayne Rooney, Ronaldo, Neymar y hasta el mismo Lionel Messi suele despuntar el vicio de vez en cuando.

La fama no es cuento

Los deportistas de élite famosos por sus logros dentro de los estadios trascienden más allá de las páginas deportivas. Devenidos en celebridades, no son pocas las figuras deportivas que se ha convertido en caras de casinos digitales. No sólo promocionan las marcas sino que destacan las ventajas de jugar en la web. Por otra parte, los casinos tradicionales -Las Vegas, Montecarlo, etc, invitan a los futbolistas a jugar en sus instalaciones.

Así, los jugadores más famosos a los que les gusta apostar visitan las áreas VIP para poder disfrutar sin ser acosados. Veamos algunos casos de famosos apostadores que, como en todo juego, ganaron y perdieron pero que lejos quedaron de la bancarrota.

Beckham

David Beckham es uno de los más famosos jugadores de fútbol de la historia, pero ya se retiró. Hoy el ex astro del Manchester United y el Real Madrid, entre otros, se ha involucrado en negocio del juego. Desde que dejó el fútbol, pasó mucho tiempo en los mejores casinos ubicados en Las Vegas haciendo grandes apuestas.

Está metido en la industria como inversor, pero también como jugador. Parece que la nueva apuesta del rubio inglés es invertir más dinero en casinos de Singapur y Macao.

Buffon

El caso del italiano Gigi Buffon es diferente: el actual arquero ha mantenido su amor por las apuestas bajo control a pesar de haber ganado y perdido grandes sumas de dinero.

El veterano deportista disfruta jugando al póker con amigos, aunque años atrás fue el embajador de la marca PokerStars, un casino en línea especializado en los juegos de póker. Sin embargo, al margen de su buena conducta, alguna vez fue acusado de participar en apuestas ilegales y si bien no se pudo comprobar nada, su nombre fue manchado.

Piqué

Conocido como uno de los zagueros más ganadores de la historia del Barcelona -y por su matrimonio con Shakira -, Gerard Piqué es uno de los jugadores icónicos de varios casinos en línea. Su amor por los juegos de casino comenzó cuando estuvo en el Manchester United y se fortaleció con el paso de los años. Incluso, los directivos del Barcelona se mostraron preocupados ante la posibilidad de que se endeudara.

Sin embargo, con el tiempo, desarrolló un comportamiento de juego muy controlado. A lo largo de los años fue visto en los European Poker Tours como embajador de la marca para PokerStars y en varios casinos físicos de todo el mundo. Divirtiéndose, claro.

Rooney

Otro de los grandes deportista ludópatas es el famoso ex jugador inglés Wayne Rooney. Se ha visto involucrado en diversos rumores con respecto a su terrible adicción con los casinos y las apuestas.

Se dice que ha llegado a acumular más de un millón y medio de euros en deudas de juego. Empezó como un simple entretenimiento y acabó reconociendo que eso puso en jaque su carrera deportiva y su mismo matrimonio. En su caso, no supuso un problema mayor, ya que sus ingresos eran superiores, pero entró en un bucle y no supo parar.

Owen

Otro ex futbolista oriundo de Inglaterra, Michael Owen, terminó su carrera en el año 2013 y fue galardonado con la máxima premiación individual a nivel Europeo (balón de oro). Con el tiempo se logró descubrir que llegó a perder más de 40.000 euros con el juego de cartas una tarde mientras se estaba llevando a cabo el mundial del año 2002. Además se estima que ha perdido más de 3 millones de euros en apuestas de partidos de futbol y las carreras de caballos.

Paul Merson

Desgraciadamente, no todos los que entran, salen indemnes. Paul Merson, exjugador del Arsenal, perdió más de ocho millones de euros en apuestas.

Pete Rose, leyenda del béisbol, llegó al drástico punto de incluso apostar continuamente a favor o en contra de su propio equipo.

Andros Townsend, actual centrocampista del Everton, llegaba a gastarse 50.000 en una noche para “entretenerse”: “Nunca he bebido, nunca me he drogrado, pero me volví un adicto al juego”.

Paul Merson es un nombre familiar en el fútbol. Pero también en las páginas de escándalos. Este inglés, que comenzó su carrera en el Arsenal y ayudó al equipo a ganar varios campeonatos hasta 1994, tuvo sendos problemas en su carrera por su adicción al alcohol y al juego.

Aunque alguna vez afirmó que superó esas adicciones, se estima que perdió unos 8 millones de euros solo en apuestas. Hoy es un comentarista de fútbol que aparece en la televisión y la radio del Reino Unido. Sus apuestas de alto riesgo en los juegos de azar no han queda.