Por Florencia Guerrero, Jefa de sitios web de Crónica. 

No parece muy claro para todo el mundo, pero cualquier tipo de violencia contra las mujeres es una violación a los derechos humanos . Por esa razón, hace exactamente tres décadas se instauró el 25 de noviembre para conmemorar el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres , recordando el asesinato de las hermanas Mirabal ocurrido en 1960, en República Dominicana.

Patria, Minerva y María Teresa fueron activistas y se opusieron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, que las metió presas y abusó de ellas sin miramientos, y cuando se cansó las mató. Desde entonces el movimiento feminista latinoamericano presionó para que Naciones Unidas hiciera un llamado a los gobiernos, organizaciones internacionales y no gubernamentales a sensibilizar y generar políticas públicas que se orienten a la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres.

Desde antes, pero principalmente a partir de aquella definición tan concreta de la ONU -si se define un día de conmemoración es porque se acepta la existencia del hecho-, millones de personas en todo el mundo luchan a diario para visibilizar las diferentes formas de violencias a las estamos expuestas, por el simple hecho de ser mujeres. 

Sin ir más lejos, hace poco más de una cifras inició se inició a contabilizar en oficiales lo que hoy conocemos como femicidios, a partir de la Ley 26.7911 sancionada el 14 de noviembre de 2012 . Esa estadística sigue siendo alarmante: al menos 4.091 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 2020 en América Latina y el Caribe .

"El feminicidio o femicidio como forma extrema y letal de la violencia de género continúa afectando a miles de mujeres y niñas cada año en América Latina y el Caribe", describió esta semana el reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal ), un organismo técnico de las Naciones Unidades.

En Argentina ocurrió 1 femicidio cada 34 horas en lo que va de 2021 . En un contexto tan doloroso y concreto para todas las mujeres, hoy la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta anunció el inicio del proceso participativo y federal de reforma integral de la Ley 26.485 de “Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales ”. En buena hora. 

Pero además de los crimenes, que ciertamente cristalizan una realidad preocupante, hay otros mecanismos, tal vez más silenciosos, por naturalizados, que quizas a millones.

Según Ecofeminista, en su relevamiento "La desigualdad de género se puede medir" , basado en cálculos del Indec , en el segundo trimestre de este año las mujeres recibieron ingresos que, en promedio, son un 30.6% menores que los de los varones , en ese mismo período, y el tiempo que las mismas dedicaron al trabajo doméstico se triplicó agrandando la brecha con los hombres.

Otro informe de Amnistía Internacional detalló que 4 de cada 10 hombres creen que mayores derechos para las mujeres implican menos derechos para ellos .

Además, del mismo documento se deprenden otros dos datos impactantes, 8 de cada 10 personas dijeron haber visto un hombre insultando una mujer y 3 de cada 10 afirma haber visto un hombre tocando a una mujer sin su consentimiento.

Mientras las estadísticas nos obligan a repensar los mecanismos naturalizados de abuso y violencia contra millones de mujeres en todo el mundo, en la actualidad muchas más recordamos el valor de las hermanas Mirabal, y de todas aquellas que han puesto el cuerpo y la esperanza en la dolorosa pelea de ver cambiar un sistema que se resiste.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos