El presidente se muestra tal cual es. 

egodoy@cronica.com.ar 
@egodoyvallejos 

Mucho se habló y se dijo acerca de qué ocurriría si el gobierno nacional triunfara en las elecciones legislativas del 22 de octubre venidero. En las PASO, la alianza Cambiemos ya mostró su poder de fuego y sorprendió hasta a sus propios seguidores, y al presidente Mauricio Macri incluido. Desde esta columna, en varias oportunidades intentamos un análisis de la situación actual teniendo en cuenta el modo de gestionar de la actual administración.

En criollo, anticipamos que si el PRO y sus aliados salían victoriosos en los comicios, vendrían los aumentos y la profundización del ajuste o “sinceramiento” iniciado en diciembre de 2015. A cuatro semanas de la jornada cívica y con cautela pero con optimismo, esta semana, el gobierno mostró sus intenciones en forma directa.

Reveló que en los próximos meses habrá subas del 50% en la luz y del 25% en el transporte. Duele e impacta leer o escuchar semejantes porcentajes, habida cuenta de que la clase media y baja vienen soportando verdaderos embates contra su bolsillo. Un dato que es tan inobjetable como lacerante: según un informe de la Universidad de Avellaneda, en el acumulado 2016/17 el desplome del salario real se espera en torno al 7,3%.

El número representa casi un salario y medio y dos meses de jubilaciones mínimas. Mientras, la sociedad sigue dividida en esa brecha que lejos está de cerrarse y, más que observar el rumbo económico (la deuda externa aumentó 100.000 millones de dólares en 20 meses), se apresta a darle un apoyo decisivo al primer mandatario.

El Presidente insiste desde su asunción en expresarse y manejarse con sinceridad, luego de considerar que el kirchnerismo hizo del ocultamiento y la mentira un modo de gobernar. Sea como fuere que termine su era en el sillón de Rivadavia, habrá algo que nunca se podrá negar del fundador del PRO y es su pensamiento acerca de la economía, qué es gasto y qué es inversión para el Estado. Compatriotas, Macri se muestra tal cual es.