Jair Bolsonaro llegó al poder luego del “golpe blanco” contra la presidente Dilma Rousseff y la persecución judicial contra Lula Da Silva. Apoyado por el Ejército, los pastores evangélicos, el establishment empresario y una gran parte de la clase media brasileña.

Violento, racista, homofóbico, machista, con sus declaraciones antisistema se fue ganando un espacio en cierto sector de la sociedad, mientras crucificaba al Partido de los Trabajadores (PT) y a la izquierda, se aliaba de manera “carnal” con Estados Unidos, bajaba la inseguridad militarizando ciudades y repuntaba la economía de la mano de medidas flexibilizadoras.

“Me veían rubio y de ojos celestes”, supo decir nuestro Carlos Menem, haciendo referencia a la reacción de la sociedad mientras lo acompañó la bonanza económica. Hasta que todo se desmoronó.

La llegada del coronavirus Covid-19 a Brasil mostró una Bolsonaro fanatizado, negacionista –“es solo una gripecita”-, enfrentado con el periodismo que informaba sobre el virus –“son cuervos”-, insólito –“el brasileño es inmune porque se baña en las alcantarillas”-, ratificando su postura en contra del aislamiento social que ganaba espacio en el mundo, más allá de las advertencias y del aumento de muertos.Brasil se debe cerrar”, le recomendó públicamente su amigo Donald Trump.

El coronavirus parece haber marcado un punto crucial para Bolsonaro. Lo enfrenta con parte de su Gabinete, con el establishment de San Pablo, con gobernadores aliados y, fundamentalmente, con la comandancia del Ejército. Hoy parece ser que los únicos que permanecen incondicionales son los pastores evangélicos, que últimamente salieron a las calles pidiendo “todos al trabajo, con la bendición de Cristo”.

Tienen un poder nada despreciable, pero parece ser que no alcanza. Tal es la situación, que cada día más va ganando espacio la pregunta: ¿Quién gobierna verdaderamente en Brasil?

En un gesto público de poder, Bolsonaro desplazó a quien era un hombre fuerte del gobierno: el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta. Públicamente se enfrentó a Bolsonaro y le reclamó medidas de cuarentena inmediatas para evitar que se desborde el sistema sanitario brasileño. Bolsonaro amenazó con echarlo, tardó algunos días, pero hoy lo concretó. ¿Qué consecuencias traerá esta decisión?

Mandetta –con mayor popularidad de Bolsonaro-, cuenta con el respaldo del otro hombre fuerte de Brasil, el general Walter Souza Braga Netto, quien pasó a manejar todas las políticas públicas sobre el coronavirus. Dicen que Braga Netto responde más a las directivas y al pensamiento de la comandancia del Ejército que al propio Presidente. Se supo que el Centro de Estudios Estratégicos del Ejército elaboró un informe recomendando el aislamiento social que rechaza Bolsonaro.

Lo que sí une a la cúpula militar y al Presidente es el temor a un retorno de Lula y el PT si se adelantan las elecciones. Esto echaría por tierra la posibilidad de un juicio político a Bolsonaro. Pero las puertas están abiertas para una suerte de “golpe blanco”, a partir del cual, sin desplazarlo oficialmente a Bolsonaro, el vicepresidente, general Hamilton Mourao, tome las riendas del poder. La encuestadora Datafolha registró que el 59% rechaza la renuncia de Bolsonaro. Pero también es fuerte el temor a que la expansión del coronavirus termine ocasionando un desastre con decenas de miles de muertos.

¿Perdió Bolsonaro parte de su poder? Todo parece indicar que hay “sugerencias” que debe aceptar más allá de sus creencias. ¿Hasta dónde llegará esta situación? Esto es algo que, en gran parte, responderá el avance del coronavirus en Brasil.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos