Thelma Fardin no es la primera vez que  tiene que contar frente a funcionarios judiciales qué fue lo que le pasó.  Tuvo que hacerlo en su declaración en Nicaragua, ahora frente a la justicia de Brasil que juzga a al actor Juan Darthes que ella denunció por violación.

Responder a las preguntas de los abogados, hacer más de una pericia, incluso médica cuando ella había dicho que por el paso del tiempo no habían nada en su cuerpo. Ahora deberá someterse a una nueva psicóloga a pedido de la defensa del imputado.

Las víctimas de abuso sexual hablan cuando pueden, por eso en el caso de los chicos el delito no prescribe, porque se sabe que pueden pasar años sin que se lo cuenten a nadie, muchas veces la primera vez que lo hacen es frente a un profesional en la edad adulta. 

Thelma pudo hacerlo 10 años después, cuando tenía 26 años, cuando escuchó que a otras mujeres les había pasado lo mismo y no eran escuchadas. Ella decidió hablar y denunciar con todo lo que eso implica.

El abuso sexual dicen los abogados que es uno de delitos mas dificiles de demostrar. Donde es la propia víctima quien debe exponerse porque ella misma es la prueba. Las marcas del delito están en su cuerpo o en su psiquis. 

Pero claro, la mayoría de esas marcas son invisibles. Entonces una y otra vez estan expuestas a la revictimización. A tener que pasar por diferentes personas a las que se les cuenta una y otra vez lo que ya no se quiere recordar.

A eso sumarle que se la ponga en duda, que se cuestione si hubo o no cosentimiento, si el No fue lo sufiecientemente claro, que revuelvan en su vida, que sea ella la juzgada antes que el denunciado.

Se supone que en estos delitos de instancia privada, es decir donde la víctima decide impulsar la acción penal, la Justicia debería ser reparadora. Pero ese camino es largo, tedioso, doloroso, y hasta costoso en lo económico, por lo que muchas víctimas deciden no seguir adelante.

Y ahi también son marcadas con el dedo por dejar a un abusador libre.

Pero cuánto puede pedirsele a una víctima de abuso sexual. Donde además los tiempos de la Justicia son muy lentos. ¿No debería ser que el sistema debería cambiar?

Por qué una victima tiene que ser revictimizada una y otra vez  para obetener Justicia.  No debería tomarse una sola declaración y que esa quede grabada a disposición de las partes.  Las pericias no deberían ser solo una con los peritos oficales y de parte.

El costo de ser la propia prueba no debería ser  tan alto.

"No dejaremos de señalar la crueldad que debe sufrir la víctima en el orden judicial actual. En lugar de legitimarla se la pone en duda; debe afrontar la disección de su vida privada y la prueba constante de lo que una buena víctima debe ser. Sumado al trauma y los costos económicos que implica, desde el momento en que se atreve a denunciar se ve limitada, expuesta y sujeta a la opinión. La construcción de la mirada social, instigada y sostenida por los medios masivos de comunicación, siempre está claramente direccionada hacia ella. Se publican su nombre, rostro, cuerpo, costumbres, se buscan sus faltas pero de los violadores, nada. Silencio”, expresaron desde Actrices Argentinas en un comunicado.

“Frente a un sistema penal patriarcal que una y otra vez intenta disciplinar a quienes denuncian y a quienes se atreven a testificar en su favor, insistimos: se hace urgente una reforma judicial con perspectiva de género y respetuosa de los derechos humanos. Demandamos mecanismos de reparación efectivos, para que aquellas personas que hayan padecido estos hechos aberrantes puedan sentirse reconocidas y acompañadas, en lugar de juzgadas, denigradas y revictimizadas”, sostuvieron.

Este es el único delito que perita a la víctima, incluso antes que al victimario.  El abuso sexual infantil en general es cometido por alguien cercano a la víctima, querido por ella. Se transita con culpa, con temor otras veces, cualquiera de esos caminos lleva al silencio.

El sistema como funciona permite la impunidad del agresor. 

"La mujer que soy pudo rescatar a la niña que fui", dijo Thelma. Esto no debería ser un camino en solitario de la víctima. Debería estar acompañado por la Justicia.