Cristina habría ganado en las PASO, pero las cuestiones de fondo siguen sin resolverse.

lalem@cronica.com.ar 

@_Lo_A 

 

Dos apoderados de Unidad Ciudadana aseguran que de acuerdo con el resultado del escrutinio definitivo, finalmente la diferencia a favor de Cristina Fernández de Kirchner es de entre 35.000 y 40.000 votos, por sobre el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich. La cifra no representa siquiera medio punto -que equivale a 90.000 sufragios- pero aun así es suficiente para darle la victoria, en el marco de unos comicios que lejos de medir fuerzas hacia el interior de cada partido, resultan un termómetro previo a las elecciones de octubre.

De ser cierta esta diferencia, Cristina se llevaría un triunfo que Cambiemos, en principio, dio como propio por más que aseguren que en la noche del 13 de agosto hablaran exultantes de una gran elección a nivel país, sin especificar en la provincia de Buenos Aires. La dilación del discurso de Cristina, que salió al escenario montado en club Arsenal de Sarandí recién a las 3.45 de la madrugada, no hizo más que completar una jornada que coqueteó con lo bizarro, especialmente cuando la ex presidenta se autoproclamó vencedora aun cuando para ese entonces el resultado provisorio hablaba de un empate técnico.

Mañana, cuando el escrutinio definitivo sea noticia y no sólo especulación, quedarán algunas verdades develadas y demasiados interrogantes por responder, especialmente si se tiene en cuenta la suerte de crisis de legitimidad de las PASO en sí mismas. En efecto, primero desde el propio gobierno y luego desde otros sectores de la sociedad, se cuestionaron tanto el sentido de las primarias en la medida en que se presenten boletas únicas, como la eficacia y la rapidez del sistema de conteo.

Sin embargo, los argentinos olvidamos rápido y cuando el jueves las PASO sean historia, las cuestiones de fondo volverán a perderse en la carrera que tanto Unidad Ciudadana como Cambiemos inicien para superar el techo alcanzado en agosto y convertirlo en su piso en octubre.