lautalan@diariobae.com.ar
@luisautalan

En medio de una gama apreciable de señales, el gobierno hace foco en temas diversos, con lo cual amablemente invita al debate ciudadano. El aborto, las paritarias docentes, el cambio de doctrina en seguridad interior o el revisionismo al kirchnerismo, por ejemplo, son algunos puntos.

No sería de adulto considerar que en su legítima práctica de gestión la Casa Rosada se propone -con riesgo considerable- "hablar de otras cosas" para dejar de lado los datos severísimos de la economía. Uno de ellos, contradictorio hasta para los expertos, es que el crecimiento no se condice con la llamada "realidad de las góndolas".

Prólogo a ejercicios recomendables de contrastar inflación, deterioro del poder adquisitivo y temor a perder el empleo, con una buena senda prometida desde los albores de 2015. La marcha del 21F, sin incidente alguno, dejó material abundante para considerar a quienes no la están pasando bien por estas horas.

En medio de lances clásicos entre oficialismo y opositores o circunstanciales adversarios, aparece otra meta: que los beneficiarios de planes sociales completen su educación secundaria para acceder al pago de esos subsidios sociales. Al explicar la intención, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, remarcó que no se trata de represalia alguna por el reclamo que en la avenida 9 de Julio encontró a la CTEP, Barrios de Pie y la CCC junto a sindicatos tradicionales, con los cuales también se permiten desconfianzas sobradas mutuas.

Allí encontramos un vector común para redondear conceptos: si entre los dichos y las acciones/estrategias no se reduce el margen de desconfianza, la eventual luz al final de cualquier túnel puede convertirse en algo similar al Expreso de Oriente o el Estrella del Norte, dicho en términos ferroviarios.