En 2004 llegó a los cines un film de ciencia ficción (¿seguro?), que narraba las consecuencias de un desastre climatológico que generaba en el planeta una nueva era glaciar. “El día después de mañana”, fue su nombre.

El desastre cambiaba al planeta y a los millones que sobrevivieron. El ser humano ya no sería el mismo. Cambiaron las costumbres, las prioridades, la economía mundial (en el film, Estados Unidos le perdona la deuda a México para que acepte a sus ciudadanos corridos por el hielo), y la naturaleza.

Hoy las calles de la Argentina –y de las principales ciudades del mundo-, nos ofrecen un escenario de película de ciencia ficción. Solitaria. Vacía.

Esta pandemia pone en riesgo nuestras vidas. No se recuerda nada igual en la era moderna. En pocos días cambiamos nuestros hábitos, comportamientos, prioridades. De alguna manera, ya no somos los mismos.

La historia de la humanidad nos demuestra que estos desastres pasan –la peste negra que eliminó a la mitad de la población europea en el medioevo, por ejemplo-, pero quedan cambios profundos.

El día después de mañana, el día después del Covid-19 mostrará un mundo distinto. Obviamente una Argentina distinta.

“Será un poco como después de una guerra”, nos alertó el papa Francisco. Y dejó un mensaje claro: “De esta crisis hay que salir todos juntos” y servirá “para recordarle a los hombres de una vez por todas que la humanidad es una única comunidad”.

El día después de mañana habrá que levantar al país, su producción, su economía, el trabajo, la educación, el sistema de salud. La unidad que hoy está demostrando la gran mayoría de los argentinos tendrá que continuar para levantarnos.

Los funcionarios, legisladores, políticos y dirigentes tendrán que seguir sentados todos en la misma mesa frente a los problemas importantes, tal como lo están haciendo en estos días.

Empresarios y trabajadores deberán ponerse de acuerdo para levantar las empresas y recuperar el trabajo después de estas brutales pérdidas para todos. Esa será una prioridad, no servirá el egoísmo.

Que nos sirva de ejemplo para fortalecer el rol del Estado en lo que tiene que ver con la salud, revalorizando la función de los centros de salud y su gente, sus profesionales.

Ojalá sigamos ayudando al otro como muchos lo hacemos hoy, ofreciéndonos para darle una mano al vecino que por algún motivo no puede salir a comprar alimentos o medicamentos.

El mensaje de Francisco es ejemplar: va a ser un poco como salir de una guerra, pero se sale juntos porque “la humanidad es una única comunidad”.

El día después de mañana nos debe encontrar menos egoístas y más solidarios. Con las prioridades correctas. Saquemos algo bueno de este maldito coronavirus.

Ver más productos

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

Ver más productos