gcalisto@cronica.com.ar 
@gcalisto

Este jueves, con el discurso inaugural del presidente Mauricio Macri, se abrirán las sesiones del Congreso Nacional. El oficialismo tiene una agenda llena de reformas, para las que deberá negociar con diversos sectores. Con minoría en ambas cámaras, el Ejecutivo tendrá que ir diseñando -no siempre según su preferencia- el mapa político de 2019, con aliados que pueden terminar como perdedores y rivales que pueden ser beneficiados.

La oposición jugará un rol clave para definir si cuestiones como el megadecreto devenido en tres proyectos legislativos, la reforma política o los cambios al Código Penal se convierten en el primer paso de la transformación prometida tres años atrás por Cambiemos en la campaña electoral.

Allí los gobernadores opositores -clave para abrir las puertas del Senado- negociarán reclamando no sólo obras y fondos para sus provincias, sino también aire político. El oficialismo, que arrasó en varios distritos controlados por la oposición (Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe, por nombrar algunos de los más relevantes), no está convencido de sus candidatos en aquellos pagos, especialmente con elecciones desdobladas.

"Si hay gestos y buena convivencia, podríamos acompañarnos mutuamente en otra gestión", se entusiasman en la Rosada. Los que miran desconfiados son, otra vez, los radicales. Semanas atrás llevaron su malestar con las decisiones económicas (pero también políticas, como mantener al ministro de Finanzas Luis Caputo en su cargo, pese a las denuncias de corrupción) a sus socios de Cambiemos. También un sector del oficialismo buscará asegurarse su candidatura sponsoreada por Mauricio Macri el próximo año.

Mientras el kirchnerismo se perfila para disputar con la izquierda el rol de opositor que no negocia, el futuro del otrora rival electoral, Sergio Massa, y su puñado de legisladores y aliados es incierto. Desde sus bancas, también ellos intentarán perfilarse para en 2019 cumplir el anhelo que cantan los pibes de La Cámpora: "Vamos a volver". Las urnas lo definirán.