@egodoyvallejos
egodoy@cronica.com.ar

Quedó marcado a fuego en la memoria popular el concepto de "sensación", que la administración de Cristina Fernández de Kirchner le asignó a la inseguridad. A partir de ahí, bromas aparte, muchas veces se trataron distintos temas de la realidad nacional con ese término, que en la mayoría de los casos refiere a un relato artificial de la coyuntura.

De acuerdo con un estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad Di Tella, las expectativas de los argentinos en relación con la inflación y la situación económica son mejores que hace un año. Si bien el relevamiento comprobó que la población espera un índice de precios al consumidor del orden del 20%, es menor al 28% que aguardaba en 2016.

Esta vuelta a las "sensaciones", dado que los índices de cualquier tipo no respaldan esa percepción, quedó patentizada de manera cabal en las PASO del domingo 13 de agosto pasado. Más de un tercio de los argentinos votó a Cambiemos, en clara señal de apoyo al gobierno de Mauricio Macri.

Y queda claro que es una "sensación", habida cuenta de que este espaldarazo al actual Ejecutivo se da en un contexto de retroceso económico, creciente desempleo y explosivo endeudamiento. Ayer mismo, para dar un ejemplo, el propio Indec informó que una familia necesita $15.024 por mes para no ser pobre, de acuerdo con el valor que alcanzó la Canasta Básica Total.

Mientras el Presidente goza de un veranito luego de las primarias y hasta se atrevió a decirle a la CGT que "perdieron el tiempo" con la marcha realizada este martes, el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, aseveró que en agosto bajará la inflación y que por ese motivo dejó inalterada la tasa de interés en 26,25%.

Lejos de verse síntomas de crecimiento, a años luz de la prometida pobreza cero, de la incumplida afirmación de que los trabajadores no tributarían Ganancias y una inflación que se refleja casi a diario en las góndolas de los supermercados, el pueblo decidió apostar por este gobierno. Está claro, compatriotas: es el regreso sin gloria de las "sensaciones".