lautalan@baenegocios.com 
@luisautalan 

En Comodoro Py se suceden los pasos judiciales para desentrañar si el denominado "Club de la Obra Pública" y otros ilícitos sólo tuvieron lugar desde 2003 a 2015, mientras que algunos entendidos consideran que dicha práctica comenzó en 1920. Como fuere, se esperan investigaciones, procesos y castigos, si correspondieran, dentro de la ley.

Mientras tanto, en otras áreas la dinámica de sucesos desafortunados no cesa. Un docente recibió una fortísima descarga eléctrica en la Escuela Especial 516, del partido de La Plata. El trabajador fue atendido y por estas horas continúa su recuperación. Semanas atrás reseñamos un informe sobre la agenda pendiente de la escuela pública, elaborado por el Frente Gremial Bonaerense, respecto al estado de los colegios.

La gama de falencias abarca desde la superpoblación de murciélagos en esos establecimientos, edificios en condiciones de derrumbe, paredes electrificadas, escapes de gas y otras delicias. ¿Es responsabilidad absoluta del actual gobierno? No. ¿La cuestión podría llegar hasta los días donde Manuel Belgrano donaba fondos de su salario para la construcción de escuelas? En algunos casos sí.

Lo que inferimos como saludable es que la actual administración bonaerense baje un tanto los decibeles de su embestida contra las organizaciones de trabajadores, para tomar nota de ese y otros informes, en honor a la paritaria, que no sólo abarca salarios, sino temas de infraestructura y otros.

En las crónicas dolorosas recientes, se cifra el caso de la vicedirectora y un auxiliar que pagaron con su vida el cariño a los alumnos, llegando temprano a prepararles el desayuno y morir por una explosión. Y va de suyo que los maestros sin salarios o jubilaciones de privilegio todavía no reclaman el adicional por oficiar de padres porque, en no pocos casos, también se ocupan de ello.