No es novedad que un gobierno peronista siente en la misma mesa a empresarios y dirigentes sindicales. Solo alcanza con desempolvar libros de los años 40 para reconstruir el tejido estratégico tripartito que Alberto Fernández replica décadas después. El funcionamiento cual yin yang tiene en la figura del Presidente el árbitro que articula desde el Estado. La coyuntura interpuso en el camino a los movimientos sociales, actores centrales en la Argentina de este milenio. 


Ese es el cóctel que obliga a Fernández a mantenerse parado en una cuerda, buscando el just. equilibrio. ¿La ventaja? Tiene un espejo en el cual reflejar el modelo. ¿La desventaja? Un contexto internacional que arrasa con la economía y la salud y de parámetros comparables con el crac financiero del 29. Sí, de esos hechos que marcan a fuego la historia del hombre, y que ratifican que el curso de la humanidad no es lineal.

Alberto reescribe la tradición peronista de sentar empresarios y sindicalistas en una misma mesa de diálogo.
Alberto reescribe la tradición peronista de sentar empresarios y sindicalistas en una misma mesa de diálogo.

Difícilmente cuando visitó la CGT a fines de noviembre (fecha que aun no tenía puesto el traje de presidente) pensó que el rol de la central obrera sea el de contención más que el de reclamo. En la génesis del movimiento obrero está el ser la acción de fuerza de los trabajadores. Eso marcan los libros desde la FORA de principios del siglo XX en adelante. Hoy la función es distinta. Y un flamante DNU es testigo de ello: en Azopardo festejan la doble indemnización que se prorrogó hasta fin de año.


Con mano de orfebre, Alberto teje esos puentes entre las dos fracciones opuestas. La situación sirve a modo de excusa para el “todos tenemos que ceder”. “No se trata de perder, sino de ganar menos”, le funciona como lema de su gestión. Palabras acompañadas con acciones , y acciones guiadas por mensajes no tan encriptados. Ahí está a un lado el caso de Vicentin para señalarlo y mostrarlo como ejemplo, aunque fue claro en destacar que una posible expropiación, proyecto que se debatirá en el Congreso, es la excepción, no la regla. Respiran los empresarios. ¿Respiran los empresarios?


En las últimas décadas esa mesa sumó otra pata. Las organizaciones sociales, hijas de la crisis del 2001, tienen hoy un peso importante. No alcanzan los dedos de una mano para contar los referentes que cruzaron el mostrador para ser parte de los pasillos de Balcarce 50. En su compañía, el Ejecutivo busca encontrar el paraguas de protección para el mayor flagelo que atraviesa el país sin distinción política: el hambre.   


Dirigentes sindicales lejos de discutir las paritarias sectoriales; empresarios acorralados por la pandemia y con un gobierno que miran de reojo; referentes sociales con las puertas abiertas en Olivos pero con la atención en los barrios populares, son la configuración del mapa que Alberto mira y estudia con una espalda de 75 años de vida. 

VIDEO: Por Fedra Abagianos

Ver más productos

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Ver más productos