Mauricio Macri frente a un nuevo interrogante: volver o no al ajuste.

egodoy@cronica.com.ar 
@egoodoyvallejos

El índice de inflación dado a conocer ayer por el Indec exhibió una vez más la dificultad que tiene el gobierno de no sólo ponerle un fuerte freno al número, sino de cumplir sus propias metas en la materia para fin de año. El presupuesto enviado en las postrimerías de 2016 ubicaba al índice que le saca el sueño al Presidente entre el 12 y 17% de enero a diciembre.

Con el 1,4% difundido en la víspera por el organismo oficial, la previsión del Ejecutivo será de imposible concreción. En lo que va de 2017, ya alcanzó el 15,4%. Pero lo más grave del tema es que el plan que el propio líder de Cambiemos pergeñó para combatir la inflación se basó en un concepto monetarista y de aspirado de pesos.

Esa iniciativa, que llevó a sacar al mercado Lebacs por la friolera de 1.200.000.000 de pesos, mostró de forma contundente un resultado adverso a las pretensiones del gobierno. Esa cifra, además, significa casi el doble de la base monetaria existente. En lenguaje llano: se llenó el mercado de bonos para bajar de manera drástica la inflación y eso no ocurrió.

¿Y entonces? El déficit de la administración nacional es otro de los factores que desvela a Mauricio Macri. Hace meses que repite entre sus colaboradores que necesita 500.000.000.000 de pesos para cubrir ese bache. Hasta ahora, no pareciera haber logrado demasiado. Incluso, muchos analistas estiman que la brecha se amplió.

La Argentina está en una trampa de endeudamiento, déficit comercial y fiscal y encima no crece. Para llevar adelante las medidas que desde los sectores más ortodoxos recomiendan, Macri debería hacer efectivo un ajuste feroz. Más del que lleva en un año y medio de gestión. Algunos hombres de Cambiemos afirman que el Presidente no quiere tomar esa antipática decisión, que implicaría más pobreza y hambre en nuestro país.

Otros, en cambio, están convencidos de que el triunfo del gobierno en octubre le permitirá contar con la legitimidad para avanzar con lo que llama el “cambio” y otros lo definen como “ajuste”.