@LuisAutalan

El tentador paralelo futbolístico sindical ofrece alguna mirada para lo que vendrá luego del 21F. Hoy realza la fractura expuesta en la CGT desde hace meses, o para otros desde el inicio del triunvirato, en agosto de 2016. Esta vez, la metáfora deportiva no se expresa en relaciones de poder o desborde de violencia, sino que se asoma temporal, respecto a que así como cada vez más futboleros privilegian logros de su club, ante la opción de elegir la coronación de la Selección nacional, cada sindicato busca su destino y cercanía a algunos socios incluso no confiables al 100% lejos de una central solidaria.

Las últimas movilizaciones y paros son prueba considerable. La resultante vislumbra que habrá una central dialoguista y reverdecerá el MTA o estructura similar con la Corriente Federal (CFT), las CTA quizás asociadas, movimientos sociales como invitados especiales y Hugo Moyano, en la versión del eterno retorno a lo Rocky Balboa. Se aconseja repasar el discurso de HM el 29 de abril de 2016, más crítico del kirchnerismo saliente que de Cambiemos, pero avisando.

Fue horas antes del veto presidencial a la ley antidespidos, en Cresta Roja, con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, más trabajadores con semblante resignado. Ese día se arrojaron algunas semillas del escenario actual. Epílogo adicional, la ley se vetó y la recuperación de la avícola todavía tambalea. Con una CGT sin hinchada quedan sindicatos grandes con mejores registros de supervivencia y los chicos, condenados a buscar algo de sobra y oxígeno. ¿Datos duros? Las paritarias libres que pregona el presidente Macri de máxima implican algo de movimiento con tobillera electrónica de control. Ante cualquier duda consultar por la Asociación Bancaria y la oferta del 9% bajo el techo de hormigón del 15%. Ese tope ya lo aceptaron, con foto incluida, algunos gremios dialoguistas, como municipales porteños y trabajadores de obras sanitarias.

Postdata: a horas del 21F, Hugo Moyano alertó que la presencia y acción de infiltrados para provocar incidentes queda bajo responsabilidad de la administración Cambiemos.