lautalan@baenegocios.com 
@luisauatalan 

En la comparación directa respecto de escenarios suntuosos aparece por estas horas, sobre todo en algunos medios y casi todas las redes sociales, la referencia a que el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, pernoctaba en una cama o concurrió a algún restaurante vip en México. La obviedad, empero, no enmarca todo el fenómeno social.

Con distinto calibre se da por sentado, y meritocráticamente indiscutible, que otros jefes de Estado todavía con mandato reposen su estrés en complejos habitacionales casi a nivel de paraíso. Dando por sentado que el debate sobre la "riqueza estructural" no es el hit de la década, el siglo o el milenio, también se aprecia el desprecio, en no pocos analistas, a la estirpe revolucionaria "desubicada" del papa Francisco para insistir en que "la pobreza no es inevitable" y que "la codicia de pocos acrecienta la pobreza de muchos".

El ex cardenal  Jorge Bergoglio mantiene su reclamo por la igualdad social o al menos un freno a los desequilibrios, para barajar el mundo y dar de nuevo, pese a que la ofensiva desde la cosecha récord de odio lo tiene entre sus blancos predilectos. Será el momento entonces de bregar, sin expectativa de rating generoso, por más empatía y menos descarga emocional con municiones, desequilibrios o frases hechas en modo "a mí nadie me regaló nada", sentencia que suele tener el adicional de "y tampoco me ayudaron en nada". Combo que, sin casualidades, alimenta la usina denominada "el que piensa pierde".

La mirada a la situación regional entristece y preocupa, los condimentos para abrir conflictos que demandarán generaciones atenuar se disparan sin discreción y en generosa impunidad. Empero hay quienes, como el papa Francisco, no nos exigen ser creyentes para semblantear que, si se burlan en nuestras narices por "idealistas" o nos espetan ser "progres" como insulto, el mayor problema no sería el de quienes valoran al prójimo y sus penas, aun en la más distante discrepancia dijo nadie nunca...

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos