Por ahora no afectó las encuestas. 

@JavierCarrodani

jcarrodani@cronica.com.ar

El caso de la desaparición de Santiago Maldonado, ocurrido como se sabe el 1º de agosto último, no hizo mella en la performance electoral del oficialismo en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), celebradas 12 días después.

Quizá lo explique la cercanía en el tiempo de los dos hechos y la poca y confusa información de los primeros días sobre el paradero del joven artesano. Ahora bien, superadas las primarias y ya con un avance del escándalo, por todo lo que rodea al episodio de la desaparición, ninguna de las encuestas de opinión efectuadas hasta el momento refleja un descenso en la intención de voto de los candidatos de Cambiemos en las distintas provincias y de Vamos Juntos en la ciudad de Buenos Aires. Al contrario, todas muestran aumentos en distintos porcentajes.

En el caso de la provincia de Buenos Aires -el distrito donde se concentran todas las miradas-, hasta coinciden en pronosticar un triunfo por tres puntos o más del binomio para senadores Esteban-Bullrich-Gladys González sobre el de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner-Jorge Taiana.

Está claro que sobre todo desde el kirchnerismo y los partidos de izquierda se ha insistido en la responsabilidad del gobierno nacional en, por lo menos, el no esclarecimiento del caso. Incluso se traza un paralelismo -sin ningún sustento sólido- con el método sistemático de desaparición de personas de la última dictadura militar.

Del otro lado, el oficialismo y sus aliados ponen el acento en la constante “politización” del caso, con la intención de buscar un rédito electoral. Justamente, ayer el jefe de gabinete, Marcos Peña, dijo que “seguiremos trabajando con el nuevo juez, como hicimos con el anterior, con la prudencia enorme de tratar de no entrar en la politización de esta discusión, de no perder el foco de trabajar para que aparezca Santiago Maldonado”.

Pero al margen de las especulaciones que siempre se hacen con casos como el de Maldonado, los votantes que no están “jugados” a favor ni en contra del gobierno, a la hora de emitir el voto, ¿no tomarán en cuenta todo lo bochornoso que enmarcó la investigación de esta desaparición y el precedente que puede dejar hacia el futuro si el hecho nunca se esclarece? Al menos da para pensarlo.