La pregunta que se hace todo el país. 

gcalisto@cronica.com.ar 

@gcalisto 

No es tan difícil. Hay un ciudadano argentino desaparecido. El Estado, en sus distintas expresiones, es el encargado de ubicarlo y determinar qué le sucedió. Si Santiago Maldonado era un joven idealista o un amigo de terroristas es irrelevante. Si hay grupos terroristas, el Estado debe enjuiciarlos y detenerlos.

La Justicia, el otro gran protagonista de la injustificable ausencia de Maldonado, que el viernes cumplirá un mes exigiendo respuestas, debe hacer lo necesario para dar claridad donde hay dudas. Tanto en este hecho como en los ataques a distintas instituciones que se dieron en las marchas para reclamar su aparición.

Mientras tanto, que el juez de la causa, Guido Otranto, habilite a la institución sospechada de detenerlo a revisar los avances de la investigación es un escándalo. Es la Justicia la que tiene un enorme rojo institucional en los últimos años y es la encargada de las averiguaciones. El primer rastrillaje en el lugar se hizo pasadas dos semanas de la desaparición. No se permitió el ingreso de periodistas, sí el de gendarmes.

Gendarmería, otro estrato del Estado argentino, excedió la orden judicial de desalojar la estratégica Ruta 40: ingresó hasta el predio que ocupan los mapuches. ¿Para qué?, para continuar la represión. Eso también es motivo de investigación. La responsabilidad del Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, todavía deberá ser determinada.

Funcionarios que alentaron la represión y los desalojos violentos de piquetes deberán reflexionar sobre los excesos de dichas medidas. Dar el nombre de un testigo reservado, durante una exposición en el Senado, es insólito. El resto es el show y el infinito barro político nuestro de cada día. Desde cruces baratos en Twitter a denunciar “vínculos de los RAM con La Cámpora”, todo sirve en tiempos de elecciones decisivas.

El uso de estrategias de comunicación similares a las de la dictadura, otro hecho vomitivo. De fondo, una familia que busca a su hijo. Y un Estado que elige confrontar, pero no aclara: ¿dónde está Santiago Maldonado? No es tan difícil.