lmendoza@cronica.com.ar

Los debates que se plantearán en el Congreso en los próximos meses van a revelar el grado de confianza y la viabilidad de un acuerdo de unidad en el peronismo, con el objetivo de conformar una oferta electoral con capacidad ganadora para las elecciones presidenciales de 2019.

Con el oficialismo inclinado a debatir una "agenda social" que evite la posibilidad de traspiés en discusiones de proyectos de contenido político, la oposición peronista buscará esmerilar y hasta marcarle a Cambiemos la cancha de los tiempos y del temario legislativo.

En la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso del jueves pasado, Crónica fue testigo de las animadas y amigables conversaciones que mantuvieron en el Salón de los Pasos Perdidos los diputados kirchneristas Agustín Rossi y Axel Kicillof con los peronistas Felipe Solá y Pablo Kosiner.

La otra postal que dejó la Asamblea Legislativa fue la expresión adusta y sin aplausos para el presidente Mauricio Macri que exhibieron en primera fila los senadores peronistas Miguel Pichetto, Rodolfo Urtubey y Adolfo Rodríguez Saá. Todo fue muy visible y los gestos en política también cuentan.

Sobre ese lote de figuras de las distintas parcelas del peronismo legislativo, Cambiemos ha puesto la lupa.

Recientemente, Rodríguez Saá se fue del interbloque Federal y fue público el acercamiento que mantuvo desde diciembre pasado con la senadora y ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la gran ausente en la Asamblea Legislativa, pero presente en las mesas donde ya se habla de las elecciones del año próximo.

Entre los contertulios con quienes se discute la agenda parlamentaria y la posibilidad de una síntesis de unidad peronista no faltará la mirada del presidente del PJ, José Luis Gioja, y de los diputados Diego Bossio y Daniel Arroyo (massista), uno de los más entusiasmados con la idea del regreso peronista a la cima del poder en Argentina y también en la provincia de Buenos Aires. Más lejos de la exposición pública, el diputado Máximo Kirchner también tiene voz y juego propios.

En los últimos días se concretó la fusión en un interbloque de la diputada Victoria Donda (Libres del Sur y ex aliada de 1País de Sergio Massa) con los cuatro legisladores de la bancada del Peronismo para la Victoria (Movimiento Evita).

El debate por la despenalización del aborto no será un termómetro para medir el grado de acercamientos, pero sí la discusión por los tres proyectos de ley que contienen los 22 capítulos de megadecreto de necesidad y urgencia 27/2018, que el oficialismo denomina de desburocratización del Estado y que deroga leyes y modifica otras. Ese será uno de los temas que marcará hasta dónde será posible la confluencia política de los distintos espacios del peronismo legislativo.