@jorgecicu 

Estados Unidos está en un punto bajo. El dolor y la destrucción estrangulan las esperanzas y los sueños de las personas en todo el país. La gente está muriendo, sola por un virus terrible o por una rodilla en el cuello a la vista del público. Las ciudades arden, destruyendo negocios y provocando divisiones.

"Decenas de millones están sin trabajo. El presidente lo empeora todo”. Así comienza la nota que el prestigioso periodista norteamericano Dan Balz escribió en The Washington Post este domingo. Una descripción de un país en llamas, en donde a problemas viejos y sin resolver, como el racismo, se les sumó la tragedia del coronavirus, que convirtió a los Estados Unidos en el país, por lejos, con más muertos e infectados del mundo.

Todo agravado por un presidente, Donald Trump, que no toma real conciencia de la gravedad de la pandemia -incluso cometió la locura de sugerir que hay que inyectarse desinfectante-, y que echó más nafta al fuego diciendo que a las manifestaciones hay que responderles disparando.

Este panorama de catástrofe se da a unos cinco meses de las elecciones presidenciales. Hasta comienzos de este año, Donald Trump tenía un triunfo casi asegurado para permanecer cuatro años más en la Casa Blanca, con la base en la recuperación del empleo y una reactivación de la actividad industrial.

Pero llegó el coronavirus y la economía retrocedió al punto de tener 30 millones de norteamericanos pidiendo el seguro de desempleo. Para colmo, Trump negó en un comienzo la gravedad del Covid- 19. Y se superó la cifra de 100.000 muertos. Esta última semana apareció una chispa que reavivó un problema latente en los Estados Unidos: el racismo.

El asesinato de un afroamericano en manos de un policía en Minneapolis desató una multitudinaria cadena de marchas, protestas, incendios y saqueos que llegaron hasta las puertas de la Casa Blanca y obligaron a Trump a quedarse un par de horas en el búnker. Este lunes, en un acto en Minneapolis, el hermano de George Floyd -la víctima- pidió terminar con los saqueos e incendios, pero advirtió que “nos van a dar paz cuando nos den justicia”.

 Y agregó: “Sepan bien a quién van a votar”. Estados Unidos vive días tumultuosos y de consecuencias políticas impredecibles. Está sufriendo tres plagas: el coronavirus, el racismo y a Trump. Balz señala en su columna: “Este es el estado de la Unión a medida que la nación se tambalea por múltiples golpes, cada uno de los cuales llega con una fuerza rápida y abrumadora. Las desigualdades no tratadas de larga data se han expuesto nuevamente y, a su vez, han puesto de relieve las vulnerabilidades reales del país. Lo que ha estado justo debajo de la superficie, conocido pero apenas reconocido y raramente abordado seriamente, ahora es imposible de ignorar”.

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos