gcalisto@cronica.com.ar 
@gcalisto 

Las noticias más resonantes de los últimos meses hablan de tragedias argentinas, con distintos responsables y distintas víctimas. Del caso de Santiago Maldonado, al submarino ARA "San Juan", a la muerte de Rafael Nahuel. "La muerte es una cuestión de suerte", cantaban Los Piojos allá por el principio de la década del 90. Y las víctimas son todos argentinos que se la jugaron por lo que creían. Pero la estupidez los pintó como héroes o villanos, según el caso.

Las similitudes y diferencias recuerdan también a otra frase de la canción, que habla de que hoy los "caídos" ya no son "todos desconocidos". Los tres casos hablan de personas con ideales y valores destacables. Quienes conocieron a Maldonado, y los vecinos que este domingo lo enterraron, no dejan nunca de señalar que era un ser de bien, que se dedicaba a ayudar a todos sin mirar de quién se tratara. Murió ahogado tras la represión de una fuerza de seguridad nacional.

En el agua siguen los destinos de los 44 tripulantes del submarino, militares que dedicaron su vida a defender la Patria. Nada más ni nada menos. De la juventud de varios de los tripulantes a los 27 años de Maldonado, y los 22 de Rafael Nahuel, el militante social que buscaba salir de la dura situación familiar, y de un barrio que no da futuro a los pibes como él.

Lejos de ser el terrorista que quieren pintar, quienes lo conocían salen a aclarar, porque hace falta, que "no era ningún delincuente", y que su acercamiento hacia los mapuches era reciente. Igual que Maldonado, quien también se solidarizó con una protesta que no era suya. En tiempos de redes sociales y fake news (noticias falsas), deshumanizar a las víctimas es imposible.

Tarde o temprano, sus historias salen a la luz. Por eso muchos buscan crear relatos para ajustarlos a un perfil que les sirva políticamente. Las operaciones, oficiales u opositoras, terminan cayendo por su propio peso, y la verdad sale a flote. Ahora falta que el tiempo y la Justicia pongan a los responsables en su lugar, porque "las pistolas" no "se disparan solas".