lauatalan@baenegocios.com 
@luisautalan 

Hay tonos donde el gobierno no se entusiasma para contrastar su tenue convicción sobre la política. En gama amplia, la comunicación oficial por el apagón del Día del Padre resulta el más fresco y sobre todo audaz ejemplo, no sólo respecto a riesgos electorales. Es apto para todo público remarcar la demora con la cual el presidente Mauricio Macri se refirió en público al problema en la mañana del domingo, a través de redes sociales, como también materia de interpretaciones multidisciplinarias la forma que el secretario de Energía, Marcelo Lopetegui, hizo sus intentos de explicaciones, casi un "no debió pasar pero pasó y no debería volver a suceder".

Y está al alcance de las manos apreciar que frente a los problemas que heredó y se autoinfligió el oficialismo, no buscó elementos concretos de cara al país, ni hablar de autocrítica. Desde 2015 a la fecha describen juegos de palabras de alto riesgo, que para tomar un ejemplo, lo hicieron asimilar el concepto de derechos laborales a privilegios a la hora de defender nuevos modelos de trabajo.

Desde el ejercicio político de comandar decisiones bajo la presentación de los ciudadanos que representan, los cuales no sólo incluyen a adherentes fervorosos, sino también a aquellos que jamás cruzarán la grieta en aras del liberalismo o sus formas más amables de retorno al mundo, aggiornamientos y demás, la oscuridad, falta de agua y el caos que se detonaron el domingo, también la política es afín a la atención de emergencia.

Se infiere desde la filosofía respecto a que quienes no están convencidos de algunas materias, no apelarán a ellas cuando la situación lo exija, y en el caso de un país, la dinámica política debería ser segundo a segundo, lo cual agrava el escenario. Cuando se pide "no politizar" tal o cual cuestión, cuando candidatos electos o pretendidos de asomar al poder fustigan "a los políticos", el recordatorio obligado es mensurar que la política no hace o se hace desde extraterrestres.

Ver más productos

La beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda a beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos