@jorgecicu

En Chile se dio ayer el golpe de gracia a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). Con Sebastián Piñera como anfitrión, un grupo de presidentes sudamericanos -entre ellos, Mauricio Macri- anunció la creación del Prosur. Fue lanzado como un organismo descentralizado, sin estructuras, que apuntará al diálogo y el libre comercio entre los países, sin "presión ideológica".

Un invento liderado por Chile y Colombia, frente al desinterés regional de los gobiernos de Brasil y Argentina. Unasur resaltaba la importancia de los dos grandes países que dan al Atlántico, y que en ese entonces gobernaban Kirchner y Lula, mientras que el Prosur traslada el eje al Pacífico. Todo marcado por un cambio político regional que graficó el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en su reciente encuentro con el mandamás estadounidense, Donald Trump, en Washington, donde se rindió a sus pies y celebraron "el fin del socialismo en América Latina".

El chileno Piñera y el colombiano Duque mantienen la misma posición frente a Estados Unidos. Se revive la vieja Doctrina Monroe, cuando desde Washington se declaraba a América Latina como el "patio trasero" del gigante norteamericano.

En el año 2008 Evo Morales sufrió en Bolivia un intento de golpe de Estado liderado por los gobernantes opositores de la región conocida como la "Media Luna" (Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando). Todo con el impulso y el acuerdo dados por la embajada estadounidense en Bolivia. Quien escribe estas líneas estuvo cubriendo esos hechos en Santa Cruz de la Sierra, donde se veía sin reparos al cónsul norteamericano reunirse con los dirigentes golpistas.

Y entonces fue cuando la Unasur jugó un papel importantísimo para frenar el golpe. Se convocó a una cumbre presidencial de urgencia y los mandatarios de la región se comprometieron a dar su apoyo al gobierno constitucional de Evo Morales. La intentona golpista se apagó.

Casualmente, el encuentro se hizo el 15 de septiembre de 2008 en el Palacio de La Moneda de Santiago de Chile. El mismo lugar donde este viernes se decretó la muerte de la Unasur.