jcarrodani@cronica.com.ar 
@javiercarrodani 

A partir de la semana próxima, en el Congreso empezará una carrera contra reloj para debatir y muy posiblemente aprobar varias iniciativas con las que el Poder Ejecutivo cuenta para el año que viene. En ese sentido, se espera que este jueves se publique en el Boletín Oficial la convocatoria del presidente Mauricio Macri a sesiones extraordinarias.

La carga más pesada la tendrán los diputados. En poco más de dos semanas deberían convertir en ley tres proyectos clave que tienen media sanción del Senado: reforma previsional, Pacto Fiscal y responsabilidad fiscal. El oficialismo buscará aprobar los textos tal como llegaron de la Cámara Alta, porque de introducirse cambios deberían volver al Senado y ya sería casi imposible sacar las normas antes de fin de año.

Con un interbloque de 108 diputados, Cambiemos apunta a consensuar con unos 35 legisladores peronistas para lograr el objetivo. Pero hay otros proyectos que también reclama el gobierno, como son el presupuesto y la reforma tributaria, cuyos tratamientos deben empezar por la Cámara Baja. Se espera que ésta los apruebe el 19 de diciembre y pasen al Senado.

La Cámara Alta está menos atareada. Según las previsiones oficialistas, el 20 de diciembre los senadores buscarán sancionar tres proyectos que ya tienen el aval de Diputados: financiamiento productivo (ex mercado de capitales), defensa de la competencia y compre argentino. Siete días después sería la última sesión del año para tratar lo que llegue de la Cámara Baja.

¿Pero por qué tanta premura para terminar antes de fin de año? Simple: en enero todos quieren irse de vacaciones. Y, claro, 2017 fue muy "cansador" para varios porque hubo elecciones. Pero se dejó poco tiempo para legislar. "Soy consciente de que tenemos que aumentar las sesiones ordinarias", reconoció Emilio Monzó, reelecto presidente de la Cámara de Diputados, en una leve autocrítica.

Es el problema de siempre y es una vergüenza total que se hagan tratamientos exprés de proyectos tan sensibles para el país mirando el almanaque. ¿Cambiará esto alguna vez?