@javiercarrodani 

Por estos días, circulan en los medios y redes sociales distintos audios de conversaciones entre la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su ex funcionario Oscar Parrilli. Meses atrás ya se habían difundido otras grabaciones. El contenido de esos diálogos, sin duda, atrae la curiosidad periodística ante la posibilidad de que de allí surja información relativa a decisiones tomadas cuando estaban en el gobierno o a hechos del pasado (por ejemplo que CFK a Marcelo Tinelli no le atendía el teléfono) o a posicionamientos políticos relacionados con el presente y el futuro.

Sin embargo, cabría reflexionar sobre su verdadera utilidad y también sobre hasta qué punto es correcto estar difundiendo conversaciones del ámbito privado que fueron grabadas por decisión judicial, en el marco de la causa por presunto encubrimiento a Ibar Pérez Corradi -ahora detenido por contrabando-, pero que nada tienen que ver con esa investigación.

Más allá del regodeo que les cause a algunas personas escuchar improperios y descalificaciones hacia funcionarios, legisladores y dirigentes de distintos espacios -incluso algunos del mismo palo de quienes hablan-, o razonamientos políticos y judiciales diversos, debe tenerse en cuenta que son diálogos equiparables a lo que se da en llamar "off the record", es decir, charlas fuera de micrófono que los periodistas tienen a diario con políticos, empresarios, sindicalistas y hasta jueces y fiscales, en las que se hacen comentarios muy similares y se usan términos como "idiota, inútil, traidor, mafioso, corrupto", además de otras palabras más fuertes.

Bastaría con empezar a grabarlas y difundirlas para constatar que, en general, las personas públicas hablan pestes de muchos pares, pero, claro, ya dejarían de ser "off the record". Por último, en el caso que está en boga, no debe olvidarse que se trata de una figura que supo granjearse muchas enemistades -tal vez demasiadas-, entre ellas la del colega que obtuvo los audios y se encarga de ir difundiéndolos en forma gradual, como si fueran capítulos de una novela.