egodoyvallejos@cronica.com.ar
@egodoyvallejos

Los comicios del domingo pasado dejaron varias sorpresas y, sobre todo, muchas certezas. En el ámbito político, el gobierno salió reforzado y "agrandado" luego de su resultado electoral en todo el país.

Pero para quienes analizamos los comportamientos de las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales, las PASO nos brindaron la posibilidad de observar cómo, una vez más, las encuestas ya no reflejan casi en absoluto la opinión pública y el estudio de las plataformas de intercambio cibernético exhibe mayor precisión.

Para dar un ejemplo, todas las mediciones, desde un tiempo atrás hasta la última semana de campaña, daban, en el caso de los precandidatos a senadores bonaerenses, a la ex presidenta Cristina Fernández como primera en todos los sondeos. Incluso, algunos la daban por encima de 10 puntos del aspirante de Cambiemos, Esteban Bullrich.

Pero los resultados echaron por tierra, de nuevo, todo lo que publicaron las encuestas. Sin embargo, en redes sociales, quienes se dedican al monitoreo de movimiento y participación de los internautas notaron que el oficialismo conseguía mayor número de interacciones que la ex mandataria.

En esas plataformas, donde el PRO y Cambiemos vienen trabajando de manera intensa desde la carrera hacia el sillón presidencial en 2015, se pudo palpar lo que se venía. Sólo había que saber interpretar los datos, algo que de seguro ocurrirá en la previa de los comicios de octubre.

Porque la jornada del 13 de agosto dio #Paso, valga la redundancia, al predominio de las redes sociales por sobre las encuestas electorales. Redonditos de Ricota dixit: el futuro llegó, hace rato.