jcarrodani@cronica.com.ar 
@javiercarrodani

En una de sus últimas columnas dominicales en Crónica, el periodista Roberto Di Sandro puso sobre el tapete una inquietud que crece entre varios sindicalistas y que se planteó en un encuentro de algunos dirigentes con el presidente Mauricio Macri: el peligro de la desaparición de muchos empleos ante el imparable avance de la tecnología.

Fue Luis Pandolfi -titular de la Unión de Obreros y Empleados Tintoreros, Sombrereros y Lavadores (Uoetsylra)- quien le dijo al columnista que "estamos de acuerdo con la modernización, pero debe evitarse el riesgo de que los trabajadores se queden sin fuentes de trabajo".

Es sabido que desde hace varios años muchas tareas que antes desempeñaban los seres humanos ahora son ejecutadas casi en su totalidad por máquinas o robots. "Todo lo moderno debe ajustarse a una enseñanza previa a los mismos trabajadores sin consecuencia de despido", consignó también el sindicalista citado.

La preocupación tiene mucha razón de ser. Una serie de estudios publicados por diversas universidades en los últimos años aseguran que más de 700 oficios de los que existen hoy en día serán reemplazados, en al menos un 50%, por robots en los siguientes 10 a 20 años, al tiempo que también será necesario que los trabajadores se especialicen para evitar ser desplazados por computadoras.

También la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó un informe, según el cual se prevé que el desplazamiento de empleos por la inteligencia artificial está cerca. Al mismo tiempo, estima que será menor en países en desarrollo por una simple razón: la variación laboral.

Si bien las tareas que desempeñan el personal menos capacitado y la plantilla más joven siguen estando en riesgo, también es real que aquellos puestos en los que se ejercen diversos roles serán difíciles de sustituir. Como siempre ocurre, en cada caso lo que definirá es el costo para la empresa.

Si invertir en la automatización de una tarea resulta en una baja del costo de producción, seguramente se hará. A la larga, sólo el valor que cada persona pueda agregarles a sus tareas le dará posibilidades de mantener el empleo.