Desde este miércoles, todos pagamos más el transporte público. El tomar un colectivo o un tren sale más caro. Y se vienen dos aumentos más… por ahora.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, había anunciado el aumento de agosto –y los que vienen en septiembre y en octubre-, de una manera "liviana". Dijo "será un peso más" por boleto.

Pero quien hoy se subió al colectivo se encontró con otra realidad: su boleto aumentó más que un peso, el aumento llegó a los dos pesos. ¿Mintió el ministro? No, solo mostró una pequeña parte de la realidad, ocultando otra que es más dolorosa. Dietrich nos vendió un boleto.

En realidad, lo que aumenta solo un peso es el boleto mínimo, que pasa de 10 a 11 pesos. Ese mínimo que no toma casi nadie, porque a las cinco cuadras cambia. Pero, por ejemplo, aquel que tomaba un viaje de $11,75, desde esta jornada paga $13,75. Dos pesos más. Ida y vuelta, son $80 de aumento en cinco días hábiles.

Y en octubre, pasarán a ser $ 240 más. Sólo en un ida y vuelta en colectivo. Por más que se anuncie de manera edulcorada, la gente en el bolsillo lo siente como es en realidad.