Por Marcelo Peralta Martínez
paranormales@cronica.com.ar

Para muchos, resulta algo inexplicable, aunque existen presunciones que nos pueden acercar a alguna conclusión. Sí, termina por resultar algo relacionado al capricho del destino. Algunos la llaman la hora señalada, cuando el reloj se acerca más a la fatalidad.

Es el misterio de las 3.33. Históricamente esta hora es señalada como la de los muertos. Si bien nadie pudo confirmar los porqué, es en ese lapso cuando se registran innumerables hechos que están reñidos con la vida. A esa citada hora, en un frío instante, también se han anotado innumerables hechos relacionados con lo paranormal.

¿Por qué se califica así? ¿Se trata de la hora de la oscuridad? ¿La hora maldita? ¿Es cuando la parca tiene libre albedrío para encontrarse con los vivos?. ¿Acaso tiene algo que ver el diablo en todo esto? Analicemos...

 


El lado misterioso
Se cree que las 3.33 de la madrugada tienen una importante carga debido a que podría representar un símbolo satánico ya que es la mitad de 666 (leer... Entra en el abanico), conocido popularmente como el némero del diablo, de la bestia. En tanto, la propia iglesia hace referencia al horario de la muerte al indicar que “Jesucristo murió a las 15, siendo las 3 am su hora opuesta, su hora contraria”.

De aquí, habría nacido el origen del contrapunto entre Dios y el Diablo, desde su existencia, creando una especie de portal, un mínimo lapso en la oscura y fría madrugada, que desafía a todo aquel mal que pretenda y reúna fuerza ir contra la Santísima Trinidad. Sobre la hipótesis, una de las opciones que se manejan revela que es el momento exacto en que lo sobrenatural llega y une a la Tierra de los vivos con la de los muertos.

Mientras que algunas leyendas le agregan a este análisis que así se da una conexión mortal con quienes habitan en el más allá, al tiempo que esta podría tratarse de una comunicación de nuestros familiares fallecidos que no logran descansar en paz y de alguna manera “llaman” a sus seres vivos.

 

 

 


¿Hecho paranormal?
Especialistas en estos hechos sostienen que a las 3.33 se da una repetición de hechos inesperados, que a muchos causan pánico entre propios y extraños. Según los diferentes expertos en la materia, en el horario de la muerte se abre un portal dimensional que una la condición humana, que queda expuesta a lo espiritual. Situación que permite a diferentes almas, no todas en pena, buscar reencontrarse con los vivos. 

A veces, con oscuros fines, aunque esto no ha podido ser comprobado. Sí es real que muchos de estos espíritus, oscuros, como así también ciertos demonios milenarios, pueden aprovechar ese momento de apertura de un portal dimensional para ingresar a nuestro plano y cohabitar con los seres humanos.

Ciencia y fenómeno

Los científicos, consultados habitualmente, opinan que al caso seridad y lo desconocido. Situación que surge desde un profundo temor que nuestros ancestros le tenían a la noche. Antiguamente, la falta de un techo y protección hizo que los seres humanos padecieran de un estado de alerta extraordinario, latente por esas horas asociado con un momento de baja seguridad. Tal vez primitivamente un temor a ser devorado como presa de algún animal.

Con el correr de los años, y la creencia de pecados, el mito de los ángeles noctámbulos que tienen oscuras intenciones con almas vulnerables podrían generar lo que se llama temor psicológico. Esto, sumado a que entre las 3 y las 5 de la madrugada nuestro cuerpo está en un impass entre el sueño y la “realidad”, debido a la diferentes fases del sueño. Estos misterios llevan años de investigaciones, hipótesis y conjeturas, mientras siguen registrándose eventos que alteran ese lapso de la hora señalada.

 

 

 


En tanto, investigadores del método Ghost Hunting (que utilizan equipos electrónicos para ubicar entidades) consultados coinciden en que debido a la falta de actividad generada por la quietud de la madrugada, se genera una concentración de energías, algunas (no todas) oscuras, que funcionan en forma de apariciones de entidades fantasmales. 

En esta línea, todos coinciden en que son las horas en donde encontramos más energía, por estar todo inactivo en horas de reposo, que es también cuando las líneas eléctricas se mantienen cargadas del combustible que corre por los cableados, pero que, al no ser utilizados en ese momento, aumentan la carga energética estática.

Los números suman
También están quienes le asignan a las 3.33 una referencia a la numerología. En el pasado, uno de los trucos habituales consistía en usar números para esconder nombres. Por ejemplo, en los alfabetos griego y hebreo cada letra tenía referenciado su número, y así si sumaban las letras de tu nombre por lo que surgía un código numérico. Para entenderlo mejor: Tu nombre se expresaba en números. En el caso del nombre “Ana”, 
el número para A es 1 y para N es 50 = 52. Ahora bien, si escribimos el nombre en hebreo de Nerón Cesar, quien fue emperador del Imperio romano desde el año 54 d.C hasta el 68 d.C,, los números que corresponden a cada letra son: 50 + 200 + 6 + 50 y 100 + 60 + 200. Y de aquí el origen del 666 que a la mitad, 333 está relacionado el nacimiento de Jesucristo.

 

 

Contrapunto: revivir o no tanto

En paralelo a su connotación negativa, hay quienes aseguran que esto también es una especie de despertar espiritual, como un portal hacía la paz mental y sanidad interna. Así las cosas, son muchas las personas que creen que se trata de un despertar, como un nuevo camino a transitar donde tenés que empezar a trabajar tu lado espiritual, coordinando cuerpo y mente. Calma y furia. Excitación y relajación.

Logrando una conexión interna que llega para liberar tus opresiones. Mientras tanto, los adoradores de la magia negra piensan que quienes despiertan a las 3.33, están siendo “tratados” con brujería. En esta practica su nombre, “La hora del Diablo”, se repite y se dice que en ese momento exacto el daño le llega a la víctima elegida. En el ámbito de la astrología se habla de una sensibilidad planetaria relacionada al instante en que se percibe la “información”.
 

MAL MOMENTO EL FENÓMENO DE LA PARÁLISIS DEL SUEÑO
La explicación a este extraño fenómeno es bastante difusa, y así existen miles de personas que aseguraron haber sentido escalofriante presencias en ese lapso de tiempo. En pleno sueño, en medio del descanso muchos son los que coinciden en que a esto se le suman sensaciones físicas como “transpiración, frío” y una fuerte presión en el pecho.

Todo esto además de una incómoda inquietud, intranquilidad y nerviosismo que traen mochilas de pánico absoluto. Dicho en otras palabras, la ciencia llamó al fenómeno como “parálisis del sueño”. Se trata de síntomas con sensaciones como de inmovilidad y en algunos casos, un cuadro de desesperación.

Este fenómeno se caracterizaría por una sensación de encierro, como estar atrapado, una especie de ahogo que paraliza las extremidades. Situación que lleva a parecer que se anulan tanto brazos como piernas. Quienes padecen este mal suelen coincidir en que parece que la cama los chupa, como que el colchón los absorbe, y la Tierra lo absorbiera. Hay quienes vivencian pérdida del habla, que los bloquea de emitir cualquier tipo de sonido obnubilando varios de sus sentidos. En cualquier caso, los especialistas dicen que quienes vivieron ese mal momento, no supieron cómo enfrentar esta situación. Por eso mismo, si alguna vez alguien vive ese trance, siempre es indispensable tratar de controlarse, controlar la respiración, buscar una luz para iluminar el lugar y así recuperar la calma.

Como actuar
Muchas son las personas que despertaron a esta hora, extasiados, transpirados y por supuesto, muy asustados. Mientras que luego, les costó volver a conciliar el sueño, cargando oscuros pensamientos, sufriendo por cosas que no pasaron y angustiados por una pena que no parece tener explicación. Así las cosas, los expertos indicaron que “hay una batería de opciones que se pueden implementar para no padecer, o bien tratar de sufrir lo menos posible el caso, que es algo que llamamos como ´tareas nocturnas´”.

“Estas practicas de medianoche te sirven para relajar el cuerpo y la mente de manera que no entres en shock o pánico, y si ya sucedió, saber como salir” dice el especialista y agrega que: “Para pasar este momento, lo mejor es pensar, y de ser posible pensar en voz alta, escuchándonos a nosotros mismos. Primero que nada, “tenemos pensar en que estamos en nuestra cama, a salvo y nada malo nos pasó”.

Luego “hay que intentar no angustiarse” para esto recomiendan: “relajarse, respirar profundo y trata de recordar con afecto, y en situaciones alegres, a tus seres queridos que hoy ya no están presentes, pero que si están junto a vos”. Más tarde, subraya que: “Cuando te sientas mejor hay que tratar de buscar señales que te indiquen que familiar fallecido podría estar tratando de darte un mensaje y quizás así vas a lograr tu tranquilidad”.

En contra punto, “si estas nervioso y no podes calmarte, trata de empezar alguna oración, puede ser religiosa según tu creencia, y en ella pedí protección para toda la humanidad. Además, podemos comenzar a meditar tratando de conectarte con tu ser más profundo y tu cadena de antepasados.

Por M.P.M

Ver comentarios