A pesar de su valor económico, todas fueron abandonadas por su horripilante trasfondo. En un principio, toda persona que ingresaba quedaba deslumbrada por tanta riqueza: paredes de mármol, pasillos que parecían no tener fin, balcones de película y techos con arcos.

Con el correr del tiempo se dieron cuenta que nada era tan perfecto como parecía. Asesinatos, violencia y hasta “visitas fantasmales” hicieron que los habitantes huyeran del lugar.  

Una de ellas es la mansión abandonada conocida como el "Palacio Galés de Versalles", que volvió a la venta en el mercado. El Kinmel Hall, catalogado como de grado 1, fue una vez una de las propiedades más prestigiosas del Reino Unido, e incluso fue visitado por la reina Victoria.

Hoy en día la propiedad está en estado de deterioro: ladrillos desmoronados, columnas desgastadas y yeso que cae de las paredes. Se dicen que la propiedad pasó por horribles asesinatos con martillos, escándalos de playboy y leyendas fantasmales.

También es el caso de Lennox Castle en las afueras rurales de Glasgow. Hoy es un hospital psiquiátrico conocido por sus condiciones “miserables y deshumanizantes”.

Surgieron informes de una terrible crueldad hacia los residentes: pacientes golpeados con bates de béisbol y obligados a correr alrededor del castillo para recibir castigos menores. Un año salió a la luz que un hombre fue encontrado incendiado en el baño a la medianoche. El castillo cerró en 2002 y se derrumbó en ruinas. El Celtic Football Club construyó una nueva instalación de entrenamiento en los terrenos cinco años después.

El 'Lennox Castle', una institución psiquiátrica que quedó en la ruina

El Swinger’s Tiki Palace, otra mansión, era el lugar llamativo del propietario del club de striptease Billy Hull. Se encuentra en la cima de la colina de Chattanooga, Tennessee. Es famosa por su estilo Playboy.

El empresario fue acusado de contratar a un sicario para asesinar a la amante de su esposa, Gloria, mientras que también se declaró culpable de evasión fiscal. Fue condenado a prisión y la vivienda quedó abandonada y destrozada, con garabatos sobre los dos imponentes tikis que adornan su entrada. 

La famosa piscina de la mansión Playboy quedó totalmente vacía

Y para concluir, llegamos a una de las más macabras mansiones que alberga una de las leyendas más espeluznantes de Los Ángeles: la "casa del asesinato" de Los Feliz.

¿Cuál es su historia? La casa es tan tétrica que es digna de visitas guiadas. El 6 de diciembre de 1959, fue escenario de un suicidio y un asesinato.

El propietario, el Dr. Harold Perelson, un renombrado cardiólogo, mató a su esposa con un martillo mientras dormía. Luego intentó asesinar a su hija de 18 años, pero el golpe solo la despertó y pudo alertar a sus otros dos hijos. Todos pudieron huir y Harold se tragó un cóctel de pastillas. Falleció en su habitación.

Los Feliz fue escenario del crimen más espeluznante de la historia de Los Ángeles

Dos años más tarde fue vendida a una pareja y la casa se usó principalmente para almacenamiento, pero muchas de las pertenencias de los Perselson de la década de 1950 estaban intactas. En 2019, sin embargo, se volvió a poner en el mercado por 3.5 millones de dólares, luego se redujo a 2.5 millones de dólares.